La web 2.0 llega a la guerra

En los foros de temas militares es ya un clásico. Y su difusión vía Internet provocó la caída de un servidor del Ministerio de Defensa británico. Se trata del ahora famoso vídeo musical del Staff Sergeant Roger Parr de los Royal Dragoon Guards paseándose por su base en Iraq cantando “Is this the way to Amarillo?”.

Dado el éxito al vídeo le surgieron pronto imitadores: Una versión hecha por soldados holandeses en Afganistán; una parodia de la canción Kokomo de los Beach Boys reconvertida en Kosovo por soldados noruegos; y un vídeo musical de la Bohemian Rapsody de Queen interpretada por la tripulación de la fragata británica HMS Campbeltown, que grabaron mientras estaban de operaciones en el Océano Índico.

¿Qué tiene esto de relevante, aparte de la nota de humor? Imagínense el siguiente paso. En la próxima guerra algunos soldados podrían elaborar sus propias boletines informativos contando lo que realmente está pasando en el frente y distribuirlos en Internet. La pesadilla de cualquier gobierno que quiera vender a la opinión pública que todo marcha estupendamente.

La proliferación de cámaras digitales y el acceso a e-mail propició que se hicieran públicas las fotos de la prisión de Abu Graib. Parace que quién mejor ha entendido las posibilidades de Internet ha sido la insurgencia iraquí. Donald Rumsfeld parece haber descubierto al fin que la de Iraq es “the first war in the era of email, blogs, blackberries, instant messaging, digital cameras, the Internet”.

4 thoughts on “La web 2.0 llega a la guerra

  1. Lobo lo que cambia la cobertura informativa de un conflicto. De una posición casi de espionaje y pudiendo hacer las noticias off-time a poderlo hacer “en directo” con un total acuerdo con los medios para realizar las acciones, y finalmente que los propios protagonistas tomen la voz del suceso explicando en primera persona que está ocurriendo ¿Pero esto no será un peligro para asegurar el éxito de la estrategia?

    Imagino que si en determinadas empresas hay normas muy restrictivas en cuanto al uso de blogs por sus empleados, y en algunas administraciones también. En el ejército, esta acción sobre la publicación de blogs entre sus miembros será fuertemente controlada. O al menos lo intentará!!!

  2. Bueno, esta Arquilla, que creo hasta le dejaron experimentar algo de sus swarmings durante la primera fase de la guerra.

  3. Me temo que eso no va a ser así. En la próxima guerra, el aparato de censura de los ejércitos habrán aprendido de sus errores en cuanto a eficiencia de la gestión de la información, y pondrán todos los mecanismos para cerrar ese grifo. Pasa con los periodistas: en el Vietnam, amplia libertad de movimiento; la reacción siguiente, la dieron los británicos con las Malvinas: se organizó pool de medios, que consistió en llevar a un representante (s) por medio (prensa escrita, radio y TV) y encerrarlos en un buque de guerra, sin libertad de movimiento, e impidiendo el acceso a cualquier medio a la zona de operaciones; e cambio vino con la Guerra del Golfo, puesto que aún usando pool, se abrió más la mano y se optó por “las visitas organizadas” (había que vender la guerra, y la censura no está bien vista por la Opinión Pública de las sociedades democráticas; lo último, sin ser nuevo porque ya existía en la Primera Guerra Mundial, se reinventa la figura del empotrado…

    En cada guerra los ejércitos aprenden de los errores anteriores, tanto de los suyos como de los ajenos. Creo que en la siguiente guerra con británicos, estadounidenses, europeos etc, no les veremos con un acceso tan fácil a la red. Espero que me equivoque, porque no será tan cómico-patético (lo digo por los vídeos) y se perderá esa labor denunciadora, que muchos entienden que esa no es la misión de un ejército.

Los comentarios están cerrados.