La soledad del vengador

Los lectores más atentos se habrán dado cuenta de la reorganización de las categorías de mi blog, que ahora están jerarquizadas y más detalladas. A alguno le habrá llamado la atención el título de la última, “Con los cinco sentidos“. Es el espacio que dedico a mis apuntes sobre cine, música y literatura. Copiando a Goyo Tovar voy a tener una semana temática. Si la realidad no interfiere les hablaré de películas, libros y hasta de teatro. Todo desde la óptica de este blog. Evidentemente.

A finales de diciembre les adelantaba dos películas para este año que por su tema me resultaban prometedoras. Syriana fue estrenada hace poco y espero verla este miércoles. A Daniel Vázquez, al que conocí en la cena de LasIdeas.org y con quien coincidí casualmente el día que compré las entradas para el teatro, no le ha convencido. Ya les contaré.

La otra película de la que hablé es “Munich”, la última de Steven Spielberg. La película arranca con la llamada “Masacre de Munich”: Durante los Juegos Olímpicos de 1972 miembros de la delegación israelí fueron secuestrados por terroristas palestinos de la organización “Septiembre Negro”. Los secuestradores llevaron a los rehenes hasta un aeropuerto donde deberían tomar un avión. La policía alemana realizó entonces una operación de rescate que fue un completo desastre por la falta de medios, preparación y doctrina operativa. Todos los rehenes murieron a manos de sus captores. Los Juegos Olímpicos siguieron. En Israel el gobierno de Golda Meir lanzó una campaña de asesinato de los terroristas responsables de los hechos de Munich. En la película el protagonista es el líder del comando israelí encargado de la misión. La trama se limita a reflejar la metódica eliminación de los terroristas, salpicada con flash backs hacia los sucesos de Munich, como un periódico recordatorio del origen de toda la muerte y violencia que desencadenan los israelíes.

Traté en el blog la película por la “polémica” que había provocado. Es difícil sustraerse a analizar la película en una clave post-11S, al igual que lo era en la anterior película de Spielberg (“La Guerra de los Mundos”, de la que hablé también aquí). A los personajes de “Munich” según avanza su misión comienzan a entrarles dudas sobre lo que hacen. Cada palestino que eliminan es sustituido por otro en la estructura terrorista. Y el propio comando israelí se convierte en objetivo, llegando al punto en que los israelíes matan por venganza no ya por Munich sino por sus propios muertos. Llega el momento en que se preguntan qué certezas tienen de que sus víctimas son los verdaderos culpables.

¿Qué tiene de polémico o especial la película? Me llamó la atención las cosas que se han dicho de Spielberg dada la asepsia con la que están contadas las cosas. Quizás sea un signo de los tiempos que el mostrar a unos personajes que ejecutan la “Ira de Dios” dudando o representar a unos terroristas que en el día a día son personas cultas o sensibles soliviante a más de uno. Parece una película hecha para provocar un debate a posteriori entre sus espectadores que para suscitarlo por sí mismo. Y cruzando toda la historia la soledad del protagonista, tratando de aferrarse sin éxito a las figuras paternales que se cruzan en su vida ante la ausencia y distancia del padre. Yo esperaba más.

One thought on “La soledad del vengador

  1. Vaya, un lobo cinefilo y cultureta, interesante…Pienso chivarme al sindicato de lobos feroces , que lo sepas.

Los comentarios están cerrados.