Demócratas pero… pero porompompero

El titular viene hecho: “Good bye Franco”, “El Caudillo cagalga de nuevo”…

Ha sido curioso leer a tanto periodista, columnista y blogger hacer profesión de fe democrática antes de hablar de la retirada de la estatua de Franco, aquí en Madrid, para a continuación añadir un “pero…”, y entonces explayarse a gusto contra ZP y la retirada de la estatua.

Podría decir que de una vez por todas han quedado retratados estos demócratas de pacotilla. Bueno, es sólo una ocasión más de tantas. Pero a mí se me acaban los objetivos para tratan de describir ese pastiche ideológico neoliberal retro/post/neoconservador-postnacional-católico. Si es que voy a tener que seguir con “Trazando Nuevos Mapas Ideológicos“, a ver si nos aclaramos entre todos.

Yo me he tomado a guasa esa constante permanencia de la Guerra Civil en la boca de la derecha española, con la excusa de que la izquierda quien escarbar viejos fantasmas. “¡No nos perdonan que nosotros ganáramos la Guerra Civil!” proclaman demócratas de toda la vida.

Es entendible que la izquierda quiera enterrar dignamente a sus muertos (la derecha lo hizo ya en su momento). Pero empiezo a darme cuenta que mientras la izquierda habla del pasado y de la memoria histórica (concepto discutible), en la derecha se habla de la Guerra Civil como reflejo de lo que está pasando ahora. El plan Ibarretxe, la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña, la pérdida de privilegios de la Iglesia Católica… según ellos nos pone de nuevo en los años 30. Y de ahí la necesidad de construir la supermegaconspiración en torno al 11-M: Primero con las movilizaciones del 13-M primero, y ahora con la investigación de la trama terrorista. La idea es legitimar cualquier maniobra extralegal en contra del gobierno del PSOE. Ya lo hicieron antes. Y de paso han tratado de reescribir la historia, convirtiendo a 1934 en el año 0 de la historia contemporánea española. Según ellos tenemos que agradecer el fallido golpe de estado del 18 de julio de 1936 y la posterior Guerra Civil, porque nos salvó del desastre (!).

Son cuatro gatos. Pero hay quienes en la España del 2005 sueñan con un nuevo “Alzamiento”. Y no son precisamente los cuatro gatos que el otro día brazo en alto protestaban por la retirada de la estatua de Franco.

Los comentarios están cerrados.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: