Francia y el terrorismo post-post 11-S

Acabó este capítulo de la yihad en suelo europeo. Por ahora. Cada vez que sucede un acontecimiento así, que rompe la paz del mundo civilizado, se acumulan los análisis de “estamos en una nueva fase”. Como un despertar súbito ante un mundo más peligroso. Falso. Francia vivió su particular ola de atentados yihadistas en los años 90, que antecedieron al 11-M en el uso de paquetes explosivos en los trenes de cercanías de una gran ciudad y en la que también se produjo una caza del hombre. Recordemos los ataques terroristas de 2012, en el que murieron siete personas en Francia. Las víctimas fueron soldados y judíos. El profesor Javier Jordán Enamorado nos recordaba que lo que hemos visto esta semana tiene precedentes.

La gran pregunta no es cómo haber pasado. Cómo se escurrió entre los dedos de los servicios de seguridad unos yihadistas que estaban en la lista estadounidesne con 47.000 nombres a los que se les tiene prohibido subirse a un avión. La pregunta es cómo es posible que las fuerzas de seguridad han conseguido que haya tan pocos atentados terroristas en suelo europeo. No hay nada más sencillo que hacer el mal en las sociedades abiertas y libres. Sin embargo, después del 11-S, 11-M y 7-J en Londres no se ha vuelto a sufrir atentados tan estremecedores en Occidente. La terrible excepción confirma la regla: Anders Breivik. Por un lado, los yihadistas se quedaron sin su base de entrenamiento en Afganistán y la transición a una yihad atomizada de terroristas autodidactas open source se saldó en un fracaso. Por otro, aumentaron los recursos y poderes de los servicios de seguridad occidentales. Se cambiaron leyes. Y en general se tomó conciencia del problema.

La respuesta yihadista fue los atentados con células durmientes ínfimas: El terrorista del zapato, el terrorista de los calzoncillos, los hermanos Tsarnaev y ahora los hermanos Kouachi. Su capacidad de provocar estragos es menor. Pero la dificultad de prevenir ataques de individuos es muchísimo mayor. Volverán a suceder atentados. No lo duden. Pero deberíamos echar la vista atrás y recordar el shock post-11S. Fueron tiempos de vaticinios apocalípticos. Y ahora pensemos que todo lo vivido estos días ha sido obra de tres personas. Creo que es conveniente que lo repita. Tres. Si alguien piensa que tres islamistas radicales significan que la convivencia es imposible y que estamos condenados al conflicto responderé con dos nombres: Ahmed Merabet y Mustafá Ourrad. El primero fue el policía asesinado en la calle y el segundo era editor de Charles Hebdo. Dos franceses de origen magrebí que eligieron ser policía y editor en una revista blasfema respectivamente. Eligieron la ley y la libertad. Deberíamos sentirnos conmovidos que Occidente siga sirviendo de faro a personas de otros continentes que buscan aquí un tipo de vida que sólo se encuentra entre nosotros. Y añadiría otra nombre: Clarissa Jean-Philippe, la policía municipal asesinada el jueves 8 y que era procedente de Martinica.

Ahmed Merabet
Ahmed Merabet
 Mustafá Ourrad
Mustafá Ourrad
Clarissa Jean-Philippe
Clarissa Jean-Philippe

Dice Manuel Valls que Francia está en guerra. Obvio. Occidente está en guerra. Pero su resultado no lo va a decidir el número de muertos que los terroristas logren provocar. El terrorismo es una forma de violencia política que trata, por encima de todo,  cambiar la voluntad de los vivos. Así que los terroristas triunfarán en función de qué hagamos los vivos.  Espero que nuestras decisiones honren a los muertos.

Atentado yihadista en París

Esta mañana un grupo formado por tres terroristas ha atacado las oficinas del semanario de humor francés Charlie Hebdo. El balance provisional del atentado es de 12 muertos y cuatro heridos muy graves. Entre los asesinados se encuentran dos policías. Al parecer se celebraba una reunión de redacción, por lo que muchos colaboradores de la revista estaban presentes. Entre los asesinados se encuentra el director de la revista, Stéphane Charbonnier “Charb”, además de los dibujantes Jean Cabut “Cabu”, Georges Wolinski y Bernard Verlhac “Tignous” junto con el escritor y periodista Bernard Maris. En el ataque fue asesinado el brigadier Franck Brinsolaro del Service de la protection (SDLP) de la policía francesa en el interior de la oficina y el agente Ahmed Merabet, tiroteado en la calle. También han sido asesinados Frédéric Boisseau, encargado del mantenimiento del edificio, y Michel Renaud, que se encontraba de paso en la redacción. Las últimas identidades en confirmarse son las del dibujante Philippe Honoré, el corrector Mustafá Ourrad y la periodista Elsa Cayat.

Cabu, Charb, Wolinski y Tignous
Cabu, Charb, Wolinski y Tignous

El Charlie Hebdo es famoso por su humor irreverente. Alcanzó notoriedad internacional por las viñetas donde aparecía el profeta Mahoma.  Por ese asunto había recibido amenazas. En la noche del 1 al 2 de noviembre de 2011 la oficina de la revista sufrió un ataque con cócteles molotov. Esta mañana, el perfil de Twitter de la revista había publicado una viñeta de Abu Bakr al-Baghdadi, el líder del Estado Islámico.

incendio-sede-charlie--644x362
“Charb” tras el ataque de 2011 (foto vía ABC)

Los terroristas entraron en la oficina aprovechando la llegada de la dibujante Corinne Rey “Coco”, que tecleó el código de la puerta bajo amenazas y así accedieron los terroristas al interior. Según ella, el ataque en el interior de la oficina duró cinco minutos. Los atacantes hablaban francés perfectamente y “se reividincaron de Al Qaeda” (“Se revendiquait d’Al Qaïda”). Corinne Rey sobrevivió escondida bajo una mesa.

B6v4qXlCMAAzpfl

Existen, de momento, dos vídeos del ataque. En el primero, tomado de una azotea donde se refugiaron varias personas, se oyen disparos y a uno de los atacantes gritar en árabe “¡Alá es grande!”. En el segundo, se ve a dos terroristas vestidos con pasamontañas, ropas oscuras y chalecos tácticos armados con fusiles de asalto AK. Probablemente, por el volumen de sus hombros lleven chalecos antibalas. En ese segundo vídeo se ve cómo uno de los terroristas remata en el suelo a un policía herido que se encontraba herido en el suelo y luego suben a un Citroën C3 negro, en el que huyen. El diario El País ha publicado un plano tridimensional de la zona donde se ubica cada evento.

terroristas

El Citroën negro en el que se le ve huir en el vídeo fue posteriormente encontrado cerca de la Porte de Pantin, abandonado por los terroristas donde se han llevado otro vehículo sacando a su conductor del interior. Según un testigo, uno de los atacantes le dijo a un transeunte “dígale a los medios que esto es Al Qaeda en el Yemen”. En ese caso se trataría de Al Qaeda en la Península Arábica, creada por la absorción de Al Qaeda en el Yemen de la derrotada Al Qaeda en Arabia Saudita.

B6v7rnJCQAMQkX0.jpg largeB6vweJqCQAA2xl1.jpg largeB6v6-dFIUAA8g_e

La sede del Charlie Hebdo tenía vigilancia policial. Pero evidentemente, no era un dispositivo de seguridad pensado para un ataque de este tipo.

B6v7wcuIMAMkxpU.jpg large

El periodista francés publicó esta tarde en su perfil de Twitter una foto de un casquillo al parecer recogido en el lugar del atentado.

casquillo 7,62x39

Ha sido identificado como una bala del tipo M1943 (calibre 7,62x39mm), la munición del fusil de asalto AK-47 y AKM (junto con  sus numerosas copias y variantes). Según Arto Pulkki los marcajes indican que se trata de una bala fabricada en 1986 por la factoría IGMAN d.d. de Konjic, ubicada entonces en la antigua Yugoslavia y hoy perteneciente a Bosnia Herzegovina.

A última hora de la tarde la prensa francesa ha informado de que la policía ha identificado a tres sospechosos: Saïd Kouachi (nacido en 1980), Chérif Kouachi (nacido en 1982) y Hamyd Mourad (nacido en 1996).  Los dos primeros son hermanos y de nacionalidad francesa. Los tres sospechosos residen en Gennevilliers, al noroeste de París. Chérif Kouachi fue condenado en 2008 por pertenecer a una red que reclutó voluntarios yihadistas para combatir en Iraq.

B6xlixjCYAAHR-U

B6xlizMCMAAlsSL

Esta noche la policía francesa ha entrado en una casa del barrio de Croix Roige en Reims, ciudad a 129km. al este de París, sin que las autoridades francesas hayan dado detalles del resultado de la operación. Sí se sabe que allí no estaban los sospechosos.

B6yOyE-CAAAVFXR

B6yGjEeCAAIi8OA

B6yLd8nIYAAt0YZ

Una segunda operación policial se ha desarrollado en la localidad de Charleville-Mézières, cerca de la frontera con Bélgica. El cordón de seguridad establecido por la policía francesa ha mantenido bastante alejado a periodista y curiosos.

La Dirección de la Policía Judicial francesa ha emitido una orden de captura contra los dos hermanos Kouachi.

B6ypp1KIcAAjo6V

El tercer sospechoso, Hamyd Mourad, se ha entregado a la policía en Charleville-Mézières, según informa AFP.

Notas:

-Iré actualizando esta entrada del blog según se vayan conociendo más detalles.

-Esta tarde se celebrará una concentración ante la  Embajada de Francia en Madrid a las 19,00 horas.

Jordi Pérez Colomé ha publicado “Qué es lo poco que se sabe del ataque contra Charlie Hebdo en París”. Cuenta que el testigo que oyó decir a los terroristas que pertenecían a “Al Qaeda en el Yemen” se encontraba en el lugar donde cambiaron de coche. He cambiado esa frase de sitio.