“Seis días, cincuenta años” de Orfeo Suárez

Algún día habrá que analizar por qué el conflicto palestino-israelí y Oriente Medio en general son temas a los que cualquier periodista o tertuliano español les gusta abordar en términos grandilocuentes. Cómo olvidar aquel vaticinio de Lluís Bassets en febrero de 2012 sobre el ataque israelí a Irán (“Será en verano, época guerrera por excelencia. […] Todo será muy rápido, con bombardeos de precisión realizados por aviones no tripulados”). O aquel comentario de Mario Vargas Llosa diciendo que el conflicto palestino-israelí era el más factible de arrastrarnos a una guerra mundial (“uno de los conflictos más graves y potencialmente más capaces de sepultar a buena parte del planeta en una guerra de proporciones cataclísmicas”).

Oriente Medio es al análisis internacional lo que el fútbol es al análisis deportivo. Todo el mundo se siente capaz de hacer la alineación campeona. Así que no es de extrañar que el diario El Mundo le haya ofrecido una tribuna al periodista deportivo Orfeo Suárez para que nos dé su opinión sobre la Guerra de los Seis Días, de la que se cumple esta semana el 50º aniversario.

La Guerra de los Seis Días, de cuyo desenlace se cumplen mañana 50 años, cambió el mapa territorial en Oriente Próximo, consolidó la fortaleza de Israel, provocó el apoyo definitivo de Estados Unidos al vencedor, más allá de las presiones y la financiación del lobby judío, acabó con el panarabismo de Nasser y puso la primera semilla de la Yihad.

Arrancamos con un auténtico hit combo. La Guerra de los Seis Días cambió el mapa de Oriente Medio, dice. Vean el impacto en el mapa de Oriente Medio. Sí, la vida cambió para los habitantes de Gaza, Cisjordania y los Altos del Golán. Pero el impacto sobre el territorio de Oriente Medio fue mínimo. Y desde luego nada comparable a otros posibles movimientos de fronteras que podríamos vislumbrar en un futuro cercano, como sería la fractura de países como Siria o Iraq.

Imagen vía Wikimedia.

La mención del lobby judío es un clásico aunque como el propio Orfeo Suárez dice, es irrelevante para el caso. Para rematar, resulta que la Guerra de los Seis Días “puso la primera semilla de la yihad”. Basta recordar que Sayyid Qutb había sido ejecutado un año antes y que su obra principal data de 1964. La historia del salafismo-yihadista ya estaba en marcha. Pero de alguna manera, había que culpa a Israel de algo malo.

La victoria invasiva sobre Egipto, Jordania y Siria mostró la inoperancia de las alianzas en el mundo árabe, un puzzle complejo por su origen tribal, la división entre instancias seculares y religiosas, más la existente entre chiíes y suníes.

“Victoria invasiva” es una forma peculiar de hablar de las ofensivas que lanzó Israel, un país con apenas profundidad estratégica, contra los ejércitos que se acumulaban en su fronteras. La inoperancia de los ejércitos árabes es un tema bastante estudiado desde el punto de visto académico. Véase el clásico Arabs at War: Military Effectiveness, 1948-1991 de Kenneth M. Pollack. Las derrotas de la alianza árabe no tiene que ver con el “puzzle complejo” del “origen tribal” del mundo árabe. Tiene que ver, principalmente, con que los regímenes árabes nunca permitieron que sus ejércitos se volvieran realmente profesionales y operativos por temor a un golpe de estado militar. Y así, por ejemplo, era generalizado que no hicieran maniobras de gran envergadura para compartimentalizar lo más posible a las grandes unidades. El resultado luego en la guerra era que los ejércitos árabes se coordinaban fatal.

A quienes quisieran luchar, sólo les quedaba una salida: el terrorismo. La efeméride es, pues, una buena ocasión para entender los puntos de inflexión de un conflicto exiguo en lo territorial, pero global por los intereses en juego, las mayores reservas energéticas del planeta, y por las consecuencias, como es la internacionalización del islamismo por la vía del terror, que ya suma más de seis días: 11-S, 11-M, 7-J, 13-N, 14-J, 19-N… Es la guerra que todos perdimos.

Los ataques terroristas comenzaron antes de la Guerra de los Seis Días. En la Nochevieja de 1964 la organización Al Assifa, brazo armado del partido de Arafat, trató de lanzar su primer ataque contra israelí desde suelo libanés. El ataque falló por la acción del ejército libanés que vigilaba la frontera. Al día siguiente, los miembros de la organización lograron cruzar la frontera para efectuar su primer ataque en suelo israelí. Pusieron una bomba que no funcionó. No es que los comienzos fueran muy épicos. Pero queda claro que los ataques palestinos contra la población y la infraestructura civil israelí comenzaron antes de la Guerra de los Seis Días. Hablar de guerrillas o terrorismo lo dejo a elección del lector.

Hablar de las “mayores reservas energéticas del planeta” cuando hablamos del conflicto palestino-israelí y la Guerra de los Seis Días es mezclar churras con merinas. Pero da la sensación que aquella referencia al tribalismo árabe o esta otra a la geopolítica de la energía son intentos de parecer sesudo y profundo sin decir nada.

Introducir la referencia a “la internacionalización del islamismo por la vía del terror” es andar bastante perdido cuando estamos hablando de un conflicto en plena Guerra Fría que dio lugar en los años 70 a eso que entonces se llamó el “terrorismo internacional”, con personajes como el venezolano “Carlos” y la colaboración de la ultraizquierda europea con el terrorismo palestino. El yihadismo internacional vino después. Curiosamente el conflicto palestino-israelí fue ajeno a ese fenómeno. Los aspirantes a crear una franquicia palestina de Al Qaeda han sido por lo general minoritarios. Y mientras los pasaportes de ciudadanos musulmanes europeos han aparecido en campamentos yihadistas remotos en Mali o Pakistán, no hemos visto un flujo significativo de voluntarios a unirse a las filas de HAMAS. Orfeo Suárez pretende hacer responsable a Israel de fenómenos que le son ajenos. Y lo que es peor. Resulta que la guerra en la que Israel se anticipó a sus enemigos, que pretendían destruirlo, es “la guerra que todos perdimos”. A ver si va a ser que Orfeo Suárez lamenta que los ejércitos árabes no acabaran con Israel.

Foto: David Rubinger vía IDF Blog.