El último que apague la luz

El pasado lunes 29 de junio salió publicado en el B.O.E. el texto con la nueva reorganización del Ejército de Tierra español. Siendo este país España, algo tan importante no pudo más que dejarse en mano de dos amiguetes que una tarde, sentados en un terraza de la Castellana con un par de copas de más, trazaron las líneas maestras en una servilleta mientras no dejaban de mirarle el culo a la camarera.

i_have_no_idea_what_i_m_doing

Cuenta Eva Cervera, directora de la revista Fuerzas de Defensa y Seguridad, que el Plan META (Plan General de Modernización del Ejército de Tierra) de 1983 supuso “la reducción de aproximadamente el 50 por ciento de los efectivos” y que el plan de reorganización RETO de 1990 suposo “la disminución de efectivos […] en un 25 por ciento”. Así se explica el chiste que circuló tras el Plan NORTE (Nueva Organización del Ejército de Tierra) de 1994: la siguiente reorganización sólo podría tratarse del plan SUR (Supresión de las Unidades Restantes).

En todo este tiempo el Ejército de Tierra perdió su organización en divisiones para dejar la brigada como la unidad básica, una tendencia que podemos encontrar en el ejército francés y ruso. Las brigadas ligeras (BRIPAC, BRILAT, BRILEG…) quedaron encuadradas en 1992 en la Fuerza de Acción Rápida que pasó a ser en 2006 el Mando de Fuerzas Ligeras. Y ahora, ¡oh, sorpresa!, el Ejército de Tierra vuelve a tener el escalón de mando división. Las dos nuevas divisiones se llamarán “Castillejos” y “San Marcial”, nombre de las dos brigadas que son disueltas en la última reforma, como si alguien le hubiera dado pena que se perdieran ambos nombres cuando antes se hicieron escabechinas sin complejo.

Las dos nuevas divisiones, cómo no, carecen de apoyos divisionarios porque en las anteriores reformas fueron encuadrados en los Mandos de Artillería de Campaña (MACA), Mando de Ingenieros (MING) y Mando de Transmisiones (MATRANS). Eso sí, el Regimiento de Caballería «España» n.º 11 queda flotando en el aire, dependiendo directamente de la Fuerza Terrestre. Lo que nos lleva a la cuestión de por qué en el Ejército de Tierra hay una cosa llamada Fuerza Terrestre. La razón para crear un nivel de burocracia entre el Estado Mayor del Ejército y las unidades de combate es crear una vacante para teniente general con la que ocupar la antigua Capitanía General de Sevilla, que esto es España y cuando se redujo el Ejército de Tierra se disolvieron unidades de combate pero se crearon tantas estructuras como Capitanías Generales había. ¡Que puede reducirse el número de indios pero nunca el de jefes!. Otro día hablamos de cuántos generales hay en Canarias para una sola brigada de infantería ligera.

FIESTAS LUSTRALES 2010 SANTA CRUZ DE LA PALMA. TENERIFE. BAILE DE LOS ENANOS.
Macrocefalia.

Otra novedad de la reforma es la figura de la Brigada Orgánica Polivalente, un intento de salvar el gran problema del Ejército de Tierra a la hora de afrontar el problema de la dicotomía entre propósito teórico y misiones reales. El Ejército de Tierra ha realizado fundamentalmente misiones de paz en el extranjero en los últimos 25 años. A la hora de salir al extranjero lo habitual era formar una Agrupación Táctica con varias compañías de infantería de aquí, un escuadrón de caballería ligero de allá y apoyos de más allá. Se concentraban en un lugar donde permanecían un tiempo para integrarse antes de ser embarcados rumbo al país de destino. Con ese sistema jamás se podía enviar tropas con celeridad, como pasó en el verano de 2006 en el Líbano. En aquel entonces la FIMEX-L de la Infantería de Marina se vio obligada a permanecer más tiempo del estipulado esperando que llegara el relevo.

Otro problema era que ante la sobrecarga de misiones exteriores que sufrían  las unidades ligeras se empezó a recurrir a la tropa de unidades mecanizadas y de artillería para realizar misiones de patrulla como infantería en lugares como Kosovo y Líbano. La solución ha sido crear unidades con una cierta naturaleza modular en las que haya unidades mecanizadas, medias y ligeras. Es decir, en pleno 2015 el Ejército de Tierra español ha inventado la ¡Brigada de Infantería de Marina!. Pero como dice el dicho, hay tres maneras de hacer las cosas: bien, mal y a la manera del Ejército. Así que con la actual reforma se disuelve la Brigada de Infantería Ligera “San Marcial”, una unidad infradotada y anémica repartida por el País Vasco, para que el Regimiento de Infantería Ligera “Tercio Viejo de Sicilia” en Guipuzcoa dependa de la brigada “Extremadura” en Badajoz y el Regimiento de Infantería Ligera “Garellano” en Vizcaya dependa de la brigada “Guzmán el Bueno” en Córdoba.

Y podría seguir con las tropelías cometidas con los Cazadores de Montaña, que pasaron de ser brigada a constituir la Jefatura de Tropas de Montaña (JETROMA), perdiendo por el camino los apoyos, para quedarse ahora reducidas a un sólo batallón. O cómo en el texto se menciona al Regimiento de Artillería Lanzacohetes de Campaña cuando los lanzacohetes “Teruel” se dieron de baja hace tiempo y no se avizora la llegada de los prometidos HIMARS. Podría seguir con cómo la Brigada Paracaidista se queda con una sola bandera paracaidista sin que a nadie se le haya ocurrido convertirla en una unidad de apoyo al Mando de Operaciones Especiales, como el creado en torno al primer batallón paracaidista británico. Por no olvidar del gráfico donde se menciona la creación en Galicia y en Canarias de sendas compañías de apoyo a operaciones especiales de las que nadie en el MOE había oído hablar. Pero sólo me queda ir a por una cerveza y saludar a estos real men of genius.

mapa-bop-1500