Irán, no todo es tan simple

El pasado viernes fui entrevistado en RadioSefarad.com para hablar de la actual crisis con Irán. Tengo la sensación de que no fue una entrevista rica en titulares apocalípticos pero al menos transmite los recovecos y meandros de la situación actual.

A la primera pregunta contesté que la escalada de tensión en el estrecho de Ormuz había que interpretarla como un exhibición de fuerza de Irán y no el paso previo a una guerra. Usé como metáfora “un oranguntán golpeándose el pecho”. Y mira tú por donde, el lunes me encuentro que el profesor José Ignacio Torreblanca en su blog “Café Steiner” habló de Irán. Arrancó hablando de la violencia entre monos como metáfora de lo que pasa en el Estrecho de Ormuz. La expresión “golpes en el pecho” aparece en negrita. Vaya por Dios. Se nos ocurrió la misma metáfora.

El martes Atenea Digital publicó un artículo del almirante Ángel Tafalla sohre la crisis en el Estrecho de Ormuz en el que concluye que Irán va de farol. Su voz añade cordura a la presente situación. Y hay que añadir que cuenta en varios párrafos al principio del artículo los antecedentes históricos de enfrentamientos entre la U.S. Navy y fuerzas iraníes. Aparecen detalles como el uso de minas M-08 de construcción norcoreana o el poco conocido envío de fuerzas navales por parte de cinco países europeos en aquel entonces al Golfo Pérsico. Muchos detalles aparecidos en un artículo publicado el pasado mes de julio por la Revista General de Marina.

El otoño de la Primavera Árabe

Imitando a Baudrillard y su “La Guerra del Golfo no ha tenido lugar” lancé el otro día la provocación de “La primavea árabe no ha tenido lugar”.

Tras la caída de los líderes de Túnez y Egipto la atención mundial pareció olvidarse del Norte de África. La caída de Trípoli a finales de agosto pilló por sorpresa a algunos, que ya se habían olvidado de Libia. Pero el reloj no se paró en la zona. Este fin de semana hubo elecciones en Túnez. Ganaron los “islamistas moderados”. Por qué, qué está pasando y qué podemos esperar son los temas de los que ayer hablé en una entrevista en RadioSefarad.com.

El inevitable fracaso de Al Qaeda

El terrorismo como violencia política ha sido siempre el recurso de los débiles. Tras la marea mundial de 1968 las masa proletarias no derrocaron las democracias burguesas. Unos pocos iluminados se echaron al monte en lugares como Alemania o Italia. Convulsionaron la sociedad pero fracasaron. Ese es el destino del terrorismo de Al Qaeda.

Ayer lunes fui entrevistado por Masha Gabriel, directora de Radio Sefarad. Hablamos de lo que supone realmente la muerte de Bin Laden, de cómo el declive de Al Qaeda ya empezó y cómo el terrorismo de las grandes organizaciones centralizadas hace tiempo ya cambió. La entrevista puede escucharse aquí.