Amargas cucharadas de ácido bórico.

Los defensores de las teorías conspiranoicas sobre el 11-M llevan ya un par de años lanzando acusaciones de todo tipo contra políticos, policías y jueces. Nos extraña que lanzar amenazas por la radio salga tan barato. Pero es que ni siquiera acusar a alguien de haber organizado o colaborado en el mayor atentado terrorista de la historia de España parece tener repercusión legal alguna. Hasta ahora. La justicia se ha puesto en marcha, por fin, para poner las cosas en su sitio.

El “colectivo de funcionarios públicos” Manos Limpias, presidido por Miguel Bernard Remón, había presentado una denuncia contra el juez Juan Del Olmo (instructor del 11-M) y de la fiscal Olga Sánchez por destrucción del pruebas. Según la denuncia a los terroristas que murieron en Leganés no se les hizo autopsia y los vagones de tren no fueron analizados escrupulosamente. Suponemos que los impulsores de la denuncia la hicieron tras leer las historietas de ficción que publica Libertad Digital, El Código da Pino.

11-M

Ni Fríker Jiménez lo hubiera explicado mejor

La semana pasada el Tribunal Supremo se pronunció. Ha desestimado la denuncia porque es falsa. Resulta que las autopsias y la inspección minuciosa de los vagones se hizo, y así consta en el sumario (que es secreto de momento). Además el Tribunal Supremo, según nos cuenta Terra, “considera que Bernard puede haber incurrido en un delito de acusación y denuncia falsas, castigado con hasta dos años de prisión, y a instancias de la Fiscalía pide que sea investigado por los Juzgados de Madrid”.

Espremos que se siga impartiendo justicia.

7 thoughts on “Amargas cucharadas de ácido bórico.

  1. Un tema tan espinoso como este no se puede decir ni que es cierto ni falso, ni lo uno ni lo otro, todo esta demasiado reciente como para decir que tipo de ataque fue, que fines tenia, quien lo organizo…. Hasta que no se calmen las cosas y salga de la carcel gente que no tenia nada que ver, y entren otros que si tenian que ver pero se escabulleron, y prescriban los delitos, no sabremos que paso.

  2. ¿De dónde sale la imagen que adorna tu comentario? Es demasiado ridícula para ser verdad. Lo del morito con el fez no tiene desperdicio.

  3. Miguel Benjumea,

    ¿lo dice en serio?

    ¿Qué es lo que no se puede decir que sea cierto o falso? ¿La desestimación, que los conspiracionistas acusen sin pruebas, que el tribunal considera que se pueda haber incurrido en delito de acusación y denuncia falsa?

    La “relatividad” (pseudo-relatividad) espíritual déjesela a las clases de Ética del colegio. Todo es posible. Nada hay cierto del todo. Uno y otros pueden tener razón. Claro! y ahora baja una nave de Raticulín y dice son ellos los que están tras el atentado y que ZP es un agente venusiano encubierto. Venga hombre!. ¿O es que no se puede decir ni que es cierto ni que es falso, ni lo uno ni lo otro?. En fin!

  4. No me refiero a que todo es relativo ni mucho menos, pero lo que es cierto, es que las cosas que se investigan en caliente acaban siendo un fiasco de investigacion. Me remito al caso mas conocido al libro que escribio a los 3 meses de haberse dado el intento de golpe de estado de Tejero-Armada-Milan del bosch-Cortina y compañia. Acabo siendo un fraude de investigacion. Muchos de los no encausados como mandos intermedios, y oficiales que dieron apoyos tacitos no se llego a saber nada de ellos. Cuando se hay un huracan se levanta la niebla y hasta pasado un tiempo que se depositen en la tierra los granos de arena y el polvo no se sabe muy bien que es lo que queda ni hasta donde ha llegado. no me apoyo en las teorias conspiratorias, pero un golpe de efecto, de tal calibre no se da por casualidad. Y menos a 3 dias de unas elecciones, en el caso buscado de causar victimas mortales es mas sencillo directamente volar un coche bomba en la puerta del sol. Y en el caso de buscar un colapso es mas sencillo dinamitar el nudosur de madrid. No digo ni que haya sido ETA ni que tengan que ver necesariamente, pero las cosas se ven mejor desde la distancia.

Los comentarios están cerrados.