Prop�sitos para el nuevo curso

Como un vestigio de mi vida estudiantil para mí el año siempre empieza tras el verano y coincidiendo con el comienzo del curso escolar. Ni las fiestas navideñas ni el jolgorio colectivo consiguen que el 1 de enero signifique para mí un punto de partida.

Tengo en la recámara un montón de borradores de entradas para el blog por terminar desde hace meses. Tengo pendiente terminar de transferir aquí el contenido más relevante de mi viejo blog. Y tengo pendiente muchas otras cosas referidas al blog: Escribir más entradas en el blog pero más cortas. Mejorar el diálogo con los lectores y con otros blogs. Y escribir los fines de semanas de los temas que me apetecen fuera de la temática del blog.

Los nuevos y buenos propósitos para el curso que empiezan tienen la peculariedad, como las colecciones en fascículos que aborrotan los kioskos, la peculiaridad de sólo aparecer en esta época del año. Veamos cuántos de ellos sobreviven al curso.