Una revisión autocítica sobre Iraq

Ayer, con motivo del 3er. aniversario de la invasión de Iraq recuperé lo que escribí en mi viejo blog. Fue entre diciembre de 2004 y enero de 2005. Y eran unos artículos bastante pesimistas sobre el rumbo de la guerra en Iraq para los EE.UU. Llegaron las elecciones y tuve la impresión de que me había equivocado. No toqué desde entonces el tema. Habían demasiado “ruido” en los canales de comunicación. Demasiadas informaciones contradictorias.

Hoy tengo la sensación de que ahora tienen tanta vigencia como en aquel entonces. Aunque haya cosas que se hayan revelado poco importantes. O determinados procesos me parecieron que irían más rápido.

En aquel entonces creí que la oposición a la guerra en EE.UU. crecería mucho más rápido. Para mí era clave el elevado peso en las operaciones militares en Iraq de unidades reservistas. Unidades formadas por “soldados de fin de semana”, y cuyas misiones sobre el papel son de retaguardia, se encuentran en primera línea en Iraq. El número de bajas estadounidenese en noviembre de 2004 y enero de 2005 fueron las más altas desde la invasión. Sin embargo aquellos dos meses no marcaron una tendencia.

estadística bajas en iraq

En paralelo pensaba que la oposición a la presencia de EE.UU. en Iraq en el propio país crecería por las actuaciones de los propios soldados. Las emboscadas con explosivos son responsables de buena parte de las bajas estadounidenses en lo que son ataques de un enemigo sin rostro. Cuando no hay un enemigo al que devolverle el golpe y cuando en cada cruce de carreteras puede esperar una trampa “disparar y luego preguntar” no parece poco razonable. ¿Cuántos civiles iraquíes han muerto? No se sabe a ciencia cierta. ¿Qué grado de colaboración tiene la población civil con la insurgencia? Tampoco podría decirlo.

Otro punto erróneo fue la idea de que los apoyos recibidos por la insurgencia desde Siria o Irán llevarán a un conflicto del tipo que fuera con esos países. En el caso de Irán las acusaciones de George Bush tienen que entenderse en el contexto de la crisis de las armas nucleares.

Discutible es que los EE.UU. hayan terminado por un encarnizamiento en sus tácticas contra-insurgencia. En su momento, y con polémica, nombré las especulaciones que se hacían en Washington sobre el uso de una “estrategia a la salvadoreña”. Aunque ahora sepamos que han estado operando “escuadrones de la muerte” iraquíes.

Parecen, son, muchos errores. ¿Pero me equivocaba cuando decía el 31 de enero de 2005 que EE.UU. estaba perdiendo la guerra? La idea principal de mi comparación con la guerra de Vietnam era que es irrelevante el número de insurgentes muertos o batallas parciales ganadas. Lo que cuenta en un conflicto así es la percepción de la opinión pública en casa. Los muertos se convierten en un goteo hasta alcanzar un cierto punto que produce un vuelco en la opinión pública que considera inútil la guerra y los sacrificios que exige. Cuando la opinión pública llega al punto que cree que la guerra no puede ser ganada. ¿Realmente tiene EE.UU. una estrategia contra insurgencia ganadora? Desde luego no parece con asaltos aéreos que no conducen a nada, y que ceden el terreno al enemigo cuando todo acaba.

Es fácil dar lecciones a posteriori. Pero realmente no quisiera estar en la piel de quien tenga que diseñar una estrategia para Iraq.

A los que le preocupe la extensión de la libertad y la democracia en el mundo, que miren a Bielorrusia. Pueden empezar leyendo a Arnau.

2 thoughts on “Una revisión autocítica sobre Iraq

  1. Tiene mucha verdad lo que dices pero también, quizás hoy más que ayer (2004-2005) el factor “guerra civil” interna en Iraq esté pesando mucho más. Según algunos analistas en el lugar, esa guerra civil ya está en curso, solo que en baja intensidad desde el 2004 a finales pero no ha sido hasta estos días en que hemos visto nuevamente ataques de EEUU con mucha fuerza y en que los medios de comunicación están dandole más que nunca atención al tema del enfrentamiento entre Sunnies y Chiíes lo cual complejiza más el asunto.

    Te agradezco por la cirta a Bielorrusia, investigaré sobre el tema. Y sobre Arnau también.

    Va un abrazo desde Santa Cruz de la Sierra.

  2. Que la guerra en Iraq la hayan perdido los americanos, pero la han ganado las multinacionales, cuyas ganancias en Iraq son impresionantes, es un hecho indiscutible, basta leer los blogs americanos y diarios on line sobre la guerra en Iraq. La Resistencia iraquì es cada dìa màs fuerte, con mayor capacidad de adaptaciòn a las estrategias americanas. Controlan el territorio, eso es lo màs importante y cuentan con el apoyo de la poblaciòn, sin la cual su lucha ya hace tiempo que habrìa cesado. La guerra civil. Por mucho que intentan las fuerzas de la coaliciòn provocarla, no lo consiguen. Los iraquìes saben que la mayor parte de la violencia “sectaria” es obra de los escuadrones de la muerte, o de los servicios especiales de las fuerzas angloamericanas, hay que recordar los episodios de Basora, Bagdad, de angloamericanos cogidos in fraganti vestidos de àrabes. Quiero recordaros que la Resistencia no està compuesta de sunìes como pretenden insinuar constantemente los medios de comunicaciòn, entre sus filas hay de todo: sunìes, chìes, cristianos, kurdos y cada dìa sus filas se engrosan, segùn va aumentando la violencia indiscriminada hacia los civiles, como lo demuestran los episodios de masacres de civiles de los ùltimos dìas. El futuro: los angloamericanos no pueden retirarse porque su objetivo es el de establecer bases militares permanentes, si se lo permite la Resistencia, y defender los intereses de Israel en el Kurdistàn, pero la guerra les està costando demasiado sea en términos econòmicos que en vidas humanas. En estos momentos Iràn es sumamente importante para estabilizar el gobierno fantoche, las conversaciones entre Khameini y EEUU tienen ese objetivo: los americanos esperan hacer un cambio con Iràn: permitirle la energìa nuclear para uso civil, a cambio de que dejen de interferir en Iraq. Lo tienen bastante difìcil.

Los comentarios están cerrados.