Dos años en la blogosfera

Recuerdo que era de madrugada. Muy de madrugada. Con una emoción extraña. Hablar sin cortapisas de lo que pasaba por mi cabeza de manera anónima. Llevaba viviendo pocos meses en Madrid y la sensación de expatriado que no encontraba su lugar me empujaba a buscar una válvula de escape. El título del blog, no muy original, era “El Lobo Estepario”. Fue el día 29 de febrero de 2004. ¡Vaya fecha para celebrar aniversarios!

Ahora, con la distancia y todo lo que ha cambiado mi vida, me resulta extraño volver a leerlo. Mi primera entrada decía:

Alguien dijo que no vivirás tan intensamente como en los peores momentos de tu vida. Estos no son precisamente los peores momentos de mi vida, pero creo que me proporcionarán material suficiente para alimentar un blog. Llevo meses sin escribir una sola línea en mi diario sin saber muy bien por qué. Y sin embargo siento que voy a estallar si no vomito todo lo que hierve en mi cabeza.

Ayer compré “11,39 euros” (Anagrama, 2002) la novela de Frédéric Beigbeder. Me la leí de un tirón en una sola noche. Quisiera poder llegar a escribir algo así, descarnado e irreverente… Algo en la línea de “El club de la lucha” (Muchnik, 1999) de Chuck Palahniuk o incluso “Búnker 13” de Aniruddha Bahal (Emecé, 2003). Hay algo en lo que coinciden las tres novelas: Es un descenso al infierno contado por el protagonista en primera persona con altas dosis de sexo y drogas por el camino. Problema.

a) No participo en orgías

b) No consumo drogas

Me resulta difícil escribir de un mundo que desconozco y no me atrae. Así que jamás podré convertirme en autor emblemático de la Nueva Narrativa Joven. No podré vivir del cuento como Joven Autor. Sólo me queda escribir este blog, y gratis.

Llegué a Madrid en octubre para estudiar un posgrado sobre cooperación internacional. En pocos mese estaré un paso más cerca de los treinta, no tendré un puto duro y por primera vez en cinco años no sabré que pasará a continuación en mi vida. Y aquí estoy, lejos de casa, tan fuera de lugar como siempre me he sentido y comprendiendo que ya no queda espacio para posponer el responder a las preguntas difíciles.

Todas las certezas confortables se han ido desmoronando. Sé que tengo un margen muy estrecho para que las cosas me salgan bien y estoy solo.

¿Hay vida inteligente ahí fuera?

A pesar de que reconozco la rabia, la soledad y las ganas de volcar mil tormentas que había een mi cabeza, tiene su gracia mirar atrás y ver lo que escribí. Para los de provincias Madrid es una megalópolis mítica, la Ciudad de las Maravillas. Aún hoy algunos en mi tierra me miran con cierto respeto: ¡Se ha ido a vivir a Madrid! Lo que nadie te explica es lo perdido y solo que te puedes llegar a sentir aquí, una isla en medio de la ingente masa humana. Lo que nunca imaginé es la red de amigos que iría construyendo con el blog.

Llegó a ser irónico llamarse “El Lobo Estepario” y estar federado en los agregadores de LasIdeas.org y Ciberpunk.net. Así surgió el cambio a GuerrasPosmodernas.com .

Tengo la sensación de que mi blog es un proyecto permanentemente inacabado. Mi blog todavía no es el blog que yo quiero que llegue a ser. Queda pendiente terminar de volcar los contenidos de mis viejos blogs (El Lobo Estepario, Flanco Sur y Animal Político) en este; organizar los enlaces que desaparecieron en el último cambio de platinlla; reorganizar las categorías que con casi 120 entradas empiezan en ser engorrosas por muy generales; y tratar tantos temas que permanecen en el limbo de los borradores… Me queda cuerda para rato. Gracias por estar ahí.

6 thoughts on “Dos años en la blogosfera

  1. Gracias a ti, Lobo. Nosotros estaremos aquí para seguir escuchándote, leyéndote y, en definitiva, aprendiendo. Un abrazo.

  2. (sé que no es a mí, pero) De nada!

    inteligente no sé si habrá, pero vida seguro que hay aquí fuera.

Los comentarios están cerrados.