Lobo desatado

Mestre está desierto a la hora en que en España todo el mundo está en la calle y he andado bastante desde la estación (aquí los acentos son diferentes) buscando un sitio donde comer. Acabo de abrasarme la boca con una “lasagna al forno” en el bar de una señora bastante simpática (supongo porque era su único cliente).

Eso sí, cibercafés a punta pala. Tres en cien metros. Este parece regentado por bangladeshíes (que son el equivalente local a los chinos en Madrid). Decía el coronel Smith eso de “me encantan que los planes salgan bien”. Lo malo es que cuando te salen todos tan bien, esos márgenes de tiempo que añadías a lo que calculabas que lleva salir por la puerta del aeropuerto Marco Polo, coger el autobús a la estación de Venezia-Mestre, hacer cola y comprar el billete para Ljubljana se van acumulando… Y me he visto con dos horas por delante sin nada que hacer.

Podría escribir las mil cosas que me pasaron por la cabeza mientras comía. Pero me las reservo para el diario. Viajad y descubrirlo. No hay casi nada en esta vida que me haga sentir lo mismo que cuando estoy con mi mochila y el mundo por delante. Siempre tuve la sensación de que aún podría ser mejor con buena compañía, pero a estas alturas después de haber recorrido media Europa con mi paso legionario habitual queda preguntarse quién podrìa aguantar mi ritmo. No hay que darle más vueltas. Viajar no es la metáfora de nada. Viajar es la vida. Y si te esperas al momento adecuado, las circunstancias adecuadas y la persona adecuada nunca saldrás de casa. Nadie va a venir a hacer que tu vida se mueva. Tú o nadie. Así que carretera y manta.

Esta noche Ljubljana.

3 thoughts on “Lobo desatado

  1. consejo: trata de no pronunciar esos nombres con un muerdo de lasagna en la boca. ¿Ljubljana?????

    grato es tener noticias tuyas.

    salut i força!

  2. Lobo Valiente. Has salido a agarrar la vida por el cuello. Viajero Vital. Te deseo que siempre tengas un brújula a mano, en tu corazón y en tu mente.

    Un ciber-abrazo de uno que cuida de su cubil.

Los comentarios están cerrados.