La premisa falsa

Un asunto recurrente en las teorías conspiranoicas es la premisa falsa. “¿Sabías que ningún judío acudió a trabajar el 11-S a las Torres Gemelas?”  La lista de víctimas del 11-S incluye, por ejemplo, unos cuantos Cohen, Goldstein, Rosenbaum y Salomon. Pero da igual, porque tú estás en un bar y el tipo a partir de ahí construye su versión. Al menos hoy tenemos móviles con 3G y navegar por Internet con el móvil es algo que se puede hacer con suficiente soltura para buscar respuestas sobre la marcha. Pero hay veces que el conspiranoico lanza un dato y sólo de chiripa encuentras una explicación del tema. Una vez hablé con alguien que me dijo que pensaba que el 11-S era un montaje y me habló de los vínculos de la CIA con Osama Bin Laden. “En Internet está la foto del director de la CIA con Osama Bin Laden en Afganistán”. Sólo mucho tiempo después me encontré una foto de Zbigniew Brzezinski en Pakistán con un militar pakistaní con su barba. Ese era el “director de la CIA” y “Bin Laden” juntos en una foto. Una identificación tan chanante como la que hizo la gente que llamó a la policía para informar sobre la presencia de Bin Laden poco después del 11-S en una estación de autobuses en Málaga. La policía acudió y se encontró a un inmigrante árabe con su barba. Al menos el buen hombre se lo tomó con humor, según se pudo ver por las noticias.

 El profesor Fernando Reinares escribió sobre el 11-M, al cumplirse otro aniversario el pasado miércoles 11 de marzo. En “Por qué el 11-M dividió a los españoles” habla de las premisas falsas sobre las que se construyeron los discursos políticos de un signo u otro en torno al 11-M. Encontré interesante una de esas cuestiones en que muchos insisten.

[L]a decisión de ejecutar ese acto de terrorismo se tomó en diciembre de 2001 en la ciudad paquistaní de Karachi y fue ratificada durante una reunión que delegados de tres organizaciones yihadistas magrebíes mantuvieron en Estambul en febrero de 2002. Además, lo que se convertirá en la red del 11-M inició su formación al mes siguiente, todo ello más de un año antes de la invasión de Irak.

Tras el desmantelamiento de una trama yihadista, la Operación “Dátil”, miembros de la periferia de esa red difusa dieron un paso al frente y asumieron atentar como venganza.

[H]e podido constatar cómo, incluso entre los ciudadanos interesados y que eran adultos cuando se perpetraron los atentados de Madrid, existía un gran desconocimiento sobre la trayectoria del yihadismo en nuestro país desde mediada la pasada década de los noventa.

El profesor Reinares habla sobre cómo en 2003 hubo 40 detenidos en España por “su implicación en actividades de terrorismo yihadista”. Pero no hubo una percepción de la amenaza en la opinión pública mientras la UCIE del Cuerpo Nacional de Policía justificaba que su trabajo era necesario “prevenir la muy posible comisión de atentados en nuestro país”.

Lean “Por qué el 11-M dividió a los españoles”, tan recomendable como “¡Matadlos! Quién estuvo detrás del 11-M y por qué se atentó en España.

Los yihadistas en Francia se armaron en el mercado negro

El pasado día 7 de enero el periodista francés  publicó en su perfil de Twitter una foto que mostraba un casquillo de bala supuestamente recogido por la policía francesa en las oficinas del semanal Charlie Hebdo. No había manera de verificar la veracidad de la información.

Casquillo de bala Arto Pulkki, un ingeniero finlandés, que forma parte de la gran comunidad de on-line de expertos en asuntos militares, identificó los marcajes del casquillo de la foto. Se trataba de una bala del calibre 7,62×39 fabricada en la factoría IGMAN d.d. de Konjic (Bosnia-Herzegovina) en 1986. Es decir, una bala de fusil de asalto AK fabricada en la antigua Yugoslavia.

Recuerdo que tras las guerras balcánicas aparecieron en España armamento militar que terminó en manos de bandas criminales albanokosovares y búlgaras. A una de ellas le incautaron un lanzagranadas anticarro desechable. También recuerdo que a otra le incautaron un subfusil Agram 2000 croata por su peculiar diseño. Buceando por Internet encontré esta noticia de 2003: Desbaratada en Gandía una banda búlgara de traficantes de armas”. En el cuerpo de la noticia leemos:

En esta operación, en la que también han colaborado las autoridades policiales búlgaras, se ha incautado un total de 50 pistolas de la marca Marakov, modelo ‘Baikal’, del calibre nueve milímetros, así como siete fusiles de asalto de la marca Kalashnikov, 25 silenciadores, espadines para la apertura de vehículos de gran cilindrada y abundante munición.

Por cierto, como siempre que se trata de periodistas españoles, hay varios errores. “Baikal” es una marca registrada de la empresa rusa “Izhevsky Mekhanichesky Zavod”. Y el modelo de pistola es la “Makarov”,  que no “Marakov”. Al igual que Kalashnikov, que no era una marca hasta hace poco, sino un modelo de fusil con mútilples variantes y fabricado en Rusia y fuera de ella. Pero sigamos, que me pierde siempre señalar errores.

España no fue el único país al que llegaron armas de la antigua Yugoslavia. El 13 de marzo de 2010 la BBC en su sección “La semana en imágenes” mostró la siguiente foto de las armas recogidas en Hamburgo por la policía durante una amnistía efectuada por las autoridades alemanas.

Hamburgo

Arriba a la derecha aparece un subfusil M-84, la versión yugoslava del Škorpion checo. A la izquierda vemos un subfusil Agram 2000 de origen croata y a la derecha un M-70, versión yugoslava del fusil soviético AKM.

Así que vemos que en Europa han circulado fusiles de asalto. Y sólo era cuestión de que algún chiflado yihadista accediera a ellas. Como fue el caso de los hermanos Kouachi.

Jordi Pérez Colomé, del que recomiendo “Qué queda de los atentados de París“, publicó en su cuenta de Twitter la lista del armamento encontrado a los yihadistas:

Armas de los hermanos KouachiA Amedy Coulibally le encontraron dos pistolas “Tokaref” (transcripción francesa de “Tokarev”) de 9mm. El listado de la policía dice que son armas rusas. Pero la versión de 9mm. Parabellum de la pistola Tokarev es una variante fabricada en la antigua Yugoslavia por Zastava. También aparecen dos fusiles automáticos “de tipo Kalashnikov”. Se trata del modelo checo vz. 58, que tiene un cierto parecido, en su variante “Compact” fabricada por CSA que vemos en la siguiente foto.

B7EeiiHIMAA-llk

En cuanto a los hermanos Kouachi se le encontraron dos fusiles automáticos Kalashnikov y un lanzagranadas anticarro “M82”. Sospecho que se trata de un error de la policía francesa, que ya vimos no supo identificar el vz.58. En la antigua Yugoslavia se producía el lanzagranadas anticarro desechable M80 “Zolja”. Hoy se fabrica en varios países balcánicos. Lo encontramos en la página web de la empresa serbia Balkan Novotech como “cohete anticarro de mano M80” y en la página web de la empresa macedonia Eurokompozit ofrecido como “lanzacohetes M80 Zolja”. Ambas empresas producen el M80, el M79 y el M90. No aparece por ningún lado un arma llamada M82.

M80 Zolja

En un artículo de AFP se hablaba del precio de las diferentes armas. El material empleado por los yihadistas de París se eleva a unos cuantos miles de euros. Podríamos sospechar entonces que contaron con financiación para acumular un arsenal.

Francia y el terrorismo post-post 11-S

Acabó este capítulo de la yihad en suelo europeo. Por ahora. Cada vez que sucede un acontecimiento así, que rompe la paz del mundo civilizado, se acumulan los análisis de “estamos en una nueva fase”. Como un despertar súbito ante un mundo más peligroso. Falso. Francia vivió su particular ola de atentados yihadistas en los años 90, que antecedieron al 11-M en el uso de paquetes explosivos en los trenes de cercanías de una gran ciudad y en la que también se produjo una caza del hombre. Recordemos los ataques terroristas de 2012, en el que murieron siete personas en Francia. Las víctimas fueron soldados y judíos. El profesor Javier Jordán Enamorado nos recordaba que lo que hemos visto esta semana tiene precedentes.

La gran pregunta no es cómo haber pasado. Cómo se escurrió entre los dedos de los servicios de seguridad unos yihadistas que estaban en la lista estadounidesne con 47.000 nombres a los que se les tiene prohibido subirse a un avión. La pregunta es cómo es posible que las fuerzas de seguridad han conseguido que haya tan pocos atentados terroristas en suelo europeo. No hay nada más sencillo que hacer el mal en las sociedades abiertas y libres. Sin embargo, después del 11-S, 11-M y 7-J en Londres no se ha vuelto a sufrir atentados tan estremecedores en Occidente. La terrible excepción confirma la regla: Anders Breivik. Por un lado, los yihadistas se quedaron sin su base de entrenamiento en Afganistán y la transición a una yihad atomizada de terroristas autodidactas open source se saldó en un fracaso. Por otro, aumentaron los recursos y poderes de los servicios de seguridad occidentales. Se cambiaron leyes. Y en general se tomó conciencia del problema.

La respuesta yihadista fue los atentados con células durmientes ínfimas: El terrorista del zapato, el terrorista de los calzoncillos, los hermanos Tsarnaev y ahora los hermanos Kouachi. Su capacidad de provocar estragos es menor. Pero la dificultad de prevenir ataques de individuos es muchísimo mayor. Volverán a suceder atentados. No lo duden. Pero deberíamos echar la vista atrás y recordar el shock post-11S. Fueron tiempos de vaticinios apocalípticos. Y ahora pensemos que todo lo vivido estos días ha sido obra de tres personas. Creo que es conveniente que lo repita. Tres. Si alguien piensa que tres islamistas radicales significan que la convivencia es imposible y que estamos condenados al conflicto responderé con dos nombres: Ahmed Merabet y Mustafá Ourrad. El primero fue el policía asesinado en la calle y el segundo era editor de Charles Hebdo. Dos franceses de origen magrebí que eligieron ser policía y editor en una revista blasfema respectivamente. Eligieron la ley y la libertad. Deberíamos sentirnos conmovidos que Occidente siga sirviendo de faro a personas de otros continentes que buscan aquí un tipo de vida que sólo se encuentra entre nosotros. Y añadiría otra nombre: Clarissa Jean-Philippe, la policía municipal asesinada el jueves 8 y que era procedente de Martinica.

Ahmed Merabet

Ahmed Merabet

 Mustafá Ourrad

Mustafá Ourrad

Clarissa Jean-Philippe

Clarissa Jean-Philippe

Dice Manuel Valls que Francia está en guerra. Obvio. Occidente está en guerra. Pero su resultado no lo va a decidir el número de muertos que los terroristas logren provocar. El terrorismo es una forma de violencia política que trata, por encima de todo,  cambiar la voluntad de los vivos. Así que los terroristas triunfarán en función de qué hagamos los vivos.  Espero que nuestras decisiones honren a los muertos.

Cerco a los terroristas

20150108PHOWWW01479

Tras un día de caza al terrorista en la región de la Picardía, los dos fugitivos robaron a punta de fusil esta mañana a las 08:40 un automóvil Peugeot 206 color gris en Montagny Sainte-Félicité. Cruzaron entonces el departamento de Oise hasta el de Seine-et-Marne, donde se se encontraron con un control policial dentro de los términos del municipio de Dammartin-en-Goële. Allí se estableción un tiroteo con la policía, tras el cual los fugitivos abandonaron el coche. Seine-et-Marne se encuentra en la región de Île-de-France, donde se ubica París. Esto es, los fugitivos tras huir de París el primer día en dirección noreste se han dirigido de vuelta a la capital conduciendo por la Ruta Nacional 2.

20150108PHOWWW01481B65wG_BIMAIiSvK

Tras el tiroteo los dos fugitivos abandonaron el coche y, dentro de la zona industrial de Dammartin-en-Goële, se refugiaron en la oficina de Création Tendance Découverte (CTD), una empresa familiar dedicada a la impresión para publicidad, donde se atrincheraron. En la empresa trabaja el dueño, su mujer, un hijo y dos empleados (un diseñador gráfico y un comercial). Pero se sospecha que sólo tienen un rehén, al dueño de la empresa, del que no se sabe nade desde esta mañana.

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Varios helicópteros vuelan sobre la zona, que está en la senda de aproximación del aeropuerto Charles de Gaulle, por lo que la ruta de algunos vuelos ha sido desviada.

La caza del terrorista en Francia

Cuando me fui anoche a la cama la policía judicial francesa había lanzado una orden de búsqueda y captura contra Saïd Kouachi y Chérif Kouachi. El tercer sospechoso que identificaron los medios se entregó a la policía en Charleville-Mézières, localidad cercana a la frontera con Bélgica. LA CNN informa que según una fuente del gobierno estadounidense Saïd Kouachi viajó a Yemen en 2011 y recibió entrenamiento terrrorista allí.

El balance de las operaciones policiales relacionadas con el atentado contra Charlie Hebdo es de nueve personas detenidas, según informó el ministro de Interior francés esta tarde. Mientras tanto, sigue la búsqueda de los hermanos Kouachi. Los dos sospechosos fueron vistos en una gasolinera cerca de Villers-Cotterêt , en la región de Picardía y al noreste de París. Fabrice Deprez ha localizado el lugar.

B62hmveIMAAXvur.jpg large

Los dos sospechosos habrían abandonado el Renault Clio gris en el que huyeron de París y se les busca en la zona, en las comunas de Longpont y  de Corcy, al este de la Ruta Nacional 2, además de en Crépy-en-Valois, al oeste de la Ruta Nacional 2. Fabrice Deprez ha localizado la ubicación de uno de los lugares donde la policía ha estado buscando en Corcy.

B62bk-9CEAEaVUVEn el siguiente mapa ofrecido publicado por LeFigaro.fr se señalan los cuatros lugares que he mencionado.

mapa

Fabrice Deprez ha ubicado en una imagen de satélite la estación de servicio y el lugar en las localidades de Longpont y Corcy donde la policía ha sido vista.

djb7llDEn el despliegue policial participan las unidades especiales GIGN, GIPN y RAID. Además, se han empleado helicópteros y la policía ha trasladado a la zona un vehículo con plataforma para asaltos urbanos. Se ha destacado la colaboración entre las unidades de élite de la Policía Nacional y la Gendarmería Nacional francesa, entre las que hay una tradicional rivalidad. Se ha desplegado la Fuerza de Intervención de la Policía Nacional (FIPN), que engloba a la suma del GIPN, RAID y la Brigada de Investigación e Intervención (BRI) de París, esta última dedicada a la lucha contra el crime organizado violento.

Policía en LongpontPolicías en LongpontB61scs4CYAAk0IQ5e764e61-ecf3-4840-bc26-01dc7371b9eb-2060x123620150108PHOWWW01262Las-fuerzas-especiales-frances_54423131411_51351706917_600_22620150108PHOWWW01377
Por su parte, la vigilancia en París se ha reforzado con el despliegue de militares tras elevar el gobierno la alerta terrorista a su máximo nivel. Más de 600 militares han sido trasladados a París.

B62FV0ECEAAUKFZ.jpg large

Atentado yihadista en París

Esta mañana un grupo formado por tres terroristas ha atacado las oficinas del semanario de humor francés Charlie Hebdo. El balance provisional del atentado es de 12 muertos y cuatro heridos muy graves. Entre los asesinados se encuentran dos policías. Al parecer se celebraba una reunión de redacción, por lo que muchos colaboradores de la revista estaban presentes. Entre los asesinados se encuentra el director de la revista, Stéphane Charbonnier “Charb”, además de los dibujantes Jean Cabut “Cabu”, Georges Wolinski y Bernard Verlhac “Tignous” junto con el escritor y periodista Bernard Maris. En el ataque fue asesinado el brigadier Franck Brinsolaro del Service de la protection (SDLP) de la policía francesa en el interior de la oficina y el agente Ahmed Merabet, tiroteado en la calle. También han sido asesinados Frédéric Boisseau, encargado del mantenimiento del edificio, y Michel Renaud, que se encontraba de paso en la redacción. Las últimas identidades en confirmarse son las del dibujante Philippe Honoré, el corrector Mustafá Ourrad y la periodista Elsa Cayat.

Cabu, Charb, Wolinski y Tignous

Cabu, Charb, Wolinski y Tignous

El Charlie Hebdo es famoso por su humor irreverente. Alcanzó notoriedad internacional por las viñetas donde aparecía el profeta Mahoma.  Por ese asunto había recibido amenazas. En la noche del 1 al 2 de noviembre de 2011 la oficina de la revista sufrió un ataque con cócteles molotov. Esta mañana, el perfil de Twitter de la revista había publicado una viñeta de Abu Bakr al-Baghdadi, el líder del Estado Islámico.

incendio-sede-charlie--644x362

“Charb” tras el ataque de 2011 (foto vía ABC)

Los terroristas entraron en la oficina aprovechando la llegada de la dibujante Corinne Rey “Coco”, que tecleó el código de la puerta bajo amenazas y así accedieron los terroristas al interior. Según ella, el ataque en el interior de la oficina duró cinco minutos. Los atacantes hablaban francés perfectamente y “se reividincaron de Al Qaeda” (“Se revendiquait d’Al Qaïda”). Corinne Rey sobrevivió escondida bajo una mesa.

B6v4qXlCMAAzpfl

Existen, de momento, dos vídeos del ataque. En el primero, tomado de una azotea donde se refugiaron varias personas, se oyen disparos y a uno de los atacantes gritar en árabe “¡Alá es grande!”. En el segundo, se ve a dos terroristas vestidos con pasamontañas, ropas oscuras y chalecos tácticos armados con fusiles de asalto AK. Probablemente, por el volumen de sus hombros lleven chalecos antibalas. En ese segundo vídeo se ve cómo uno de los terroristas remata en el suelo a un policía herido que se encontraba herido en el suelo y luego suben a un Citroën C3 negro, en el que huyen. El diario El País ha publicado un plano tridimensional de la zona donde se ubica cada evento.

terroristas

El Citroën negro en el que se le ve huir en el vídeo fue posteriormente encontrado cerca de la Porte de Pantin, abandonado por los terroristas donde se han llevado otro vehículo sacando a su conductor del interior. Según un testigo, uno de los atacantes le dijo a un transeunte “dígale a los medios que esto es Al Qaeda en el Yemen”. En ese caso se trataría de Al Qaeda en la Península Arábica, creada por la absorción de Al Qaeda en el Yemen de la derrotada Al Qaeda en Arabia Saudita.

B6v7rnJCQAMQkX0.jpg largeB6vweJqCQAA2xl1.jpg largeB6v6-dFIUAA8g_e

La sede del Charlie Hebdo tenía vigilancia policial. Pero evidentemente, no era un dispositivo de seguridad pensado para un ataque de este tipo.

B6v7wcuIMAMkxpU.jpg large

El periodista francés publicó esta tarde en su perfil de Twitter una foto de un casquillo al parecer recogido en el lugar del atentado.

casquillo 7,62x39

Ha sido identificado como una bala del tipo M1943 (calibre 7,62x39mm), la munición del fusil de asalto AK-47 y AKM (junto con  sus numerosas copias y variantes). Según Arto Pulkki los marcajes indican que se trata de una bala fabricada en 1986 por la factoría IGMAN d.d. de Konjic, ubicada entonces en la antigua Yugoslavia y hoy perteneciente a Bosnia Herzegovina.

A última hora de la tarde la prensa francesa ha informado de que la policía ha identificado a tres sospechosos: Saïd Kouachi (nacido en 1980), Chérif Kouachi (nacido en 1982) y Hamyd Mourad (nacido en 1996).  Los dos primeros son hermanos y de nacionalidad francesa. Los tres sospechosos residen en Gennevilliers, al noroeste de París. Chérif Kouachi fue condenado en 2008 por pertenecer a una red que reclutó voluntarios yihadistas para combatir en Iraq.

B6xlixjCYAAHR-U

B6xlizMCMAAlsSL

Esta noche la policía francesa ha entrado en una casa del barrio de Croix Roige en Reims, ciudad a 129km. al este de París, sin que las autoridades francesas hayan dado detalles del resultado de la operación. Sí se sabe que allí no estaban los sospechosos.

B6yOyE-CAAAVFXR

B6yGjEeCAAIi8OA

B6yLd8nIYAAt0YZ

Una segunda operación policial se ha desarrollado en la localidad de Charleville-Mézières, cerca de la frontera con Bélgica. El cordón de seguridad establecido por la policía francesa ha mantenido bastante alejado a periodista y curiosos.

La Dirección de la Policía Judicial francesa ha emitido una orden de captura contra los dos hermanos Kouachi.

B6ypp1KIcAAjo6V

El tercer sospechoso, Hamyd Mourad, se ha entregado a la policía en Charleville-Mézières, según informa AFP.

Notas:

-Iré actualizando esta entrada del blog según se vayan conociendo más detalles.

-Esta tarde se celebrará una concentración ante la  Embajada de Francia en Madrid a las 19,00 horas.

Jordi Pérez Colomé ha publicado “Qué es lo poco que se sabe del ataque contra Charlie Hebdo en París”. Cuenta que el testigo que oyó decir a los terroristas que pertenecían a “Al Qaeda en el Yemen” se encontraba en el lugar donde cambiaron de coche. He cambiado esa frase de sitio.

Las decapitaciones y el mal

El Emirato Islámico publicó un vídeo el pasado domingo día 16 en el que aparentemente aparecía decapitado el ciudadano estadounidense Peter Edward Kassig, secuestrado desde el año pasado. Queda ahora todavía otra ciudadana estadounidense en manos del Emirato Islámico. Al parecer el presidente Obama habría ordenado revisar la política respecto a rehenes estadounidenses. No se trata de la primera decapitación de rehenes occidentales y parece que la prensa ha decidido darle un perfil bajo a la noticia para no hacerle el juego a lo que es una pieza de propaganda.

Ahora el Emirato Islámico es ya de sobra conocido por el público pero me gustaría recordar que cuando de forma aperentemente súbita el entonces llamado Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIS en inglés) se apoderó de un gran espacio en Iraq surgieron teorías conspiranoicas sobre su origen. Que si la CIA. Que si el Mossad. Evidentemente, la expansión de ISIS no pilló por sorpresa a quienes estábamos prestando atención al conflicto de Siria. Pero parece que la gente que no es capaz de procesar la realidad por culpa de sus prejuicios ideológicos necesita reiventarla a través de las teorías conspiranoicas.

Cuando aparecieron los primeros vídeos de rehenes occidentales decapitados por el Emirato Islámico circularon teorías de que los vídeos eran falsos y que todo era un montaje creado en Estados Unidos para predisponer a la opinión pública a favor de una supuesta invasión de Siria (por el petróleo, por supuesto). Alguno vio la necesidad entonces de explicar “por qué los rehenes decapitados por el Estado Islámico muestran tanta calma en los vídeos”. Tengo la sensación de que a más de uno le cuesta aceptar la existencia ahí fuera de un mal absoluto que tiene a Occidente por enemigo. Supongo que quisieran seguir encerrados en su burbuja donde Estados Unidos e Israel representan el Mal y el resto son luchadores por la libertad.

El fenómeno de las decapitaciones no es nuevo. Recordemos el caso del periodista David Pearl, asesinado en Pakistán en 2002. Dos años después, el grupo que más tarde se convertiría en el Emirato Islámico de Iraq decapitó a Nicholas Berg en Iraq. Por aquel entonces, en España el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe apoyaba moralmente a la insurgencia armada contra la ocupación estadounidense. Vemos que siempre hay un occidental fascinado por el buen salvaje dispuesto a expresar su apoyo a los personajes más siniestros.

Recuerdo las teorías conspirativas sobre el vídeo donde decapitaban Nicholas Berg porque empleaban teorías tan peregrinas como que el vídeo había sido rodado en Estados Unidos porque la víctima llevaba un mono naranja como los presos de Guantánamo y se veía una silla de jardín de plástico blanco. Como si los monos naranjas no existieran fuera de Guantánamos y las sillas de jardín de plástico banco no existieran fuera de Occidente. Son argumentos que ahora nos resultan bastante estúpidos. Como aquella teoría de que las imágenes de la entrada de los rebeldes libios en el centro de Trípoli habían sido grabadas en un estudio. Pero supongo que esos bulos circulan porque tienen un público que necesita creer que ahí fuera no hay chiflados que pretenden imponer sus ideas medievales por la fuerza y que todo es un mal sueño producto de la propaganda de Washington. Vivir la vida con ojos adultos cuesta.

Para seguir leyendo:
“Although the Disbelievers Dislike It – The Hidden Message”
“Cuando el asesinato es el mensaje: El Caso Berg” (PDF)

Actualización: Corregido el enlace al artículo “Cuando el asesinato es el mensaje”

Tres libros para saber qué pasó el 11-M

Hoy es el décimo aniversario del 11-M. A pesar de ser miembro fundador de DesiertosLejanos.com, decidí desvincularme del tema el día en que me di cuenta que me estaba afectaba profundamente. Tanta mentiras, tanta infamia y tanto cinismo de políticos y periodistas me revolvía las tripas mientras desmontar las teorías conspiranoicas se volvía el trabajo de Sísifo. El ritmo con el que escupían mentiras era muy superior a la celeridad con la que yo podía documentarme y comprobar datos. Recuerdo, sin ir más lejos, cómo al principio se dijo que era imposible que en el 11-M estuvieran implicados terroristas yihadistas porque no habían sido atentados suicidas. O que era imposible que el grupo que cometió el atentado tuviera relación alguna con Al Qaeda porque en él había delincuentes comunes relacionados con el menudeo de droga. La conspiranoia se construyó así. Sobre falacias del tipo “todo el mundo sabe que los yihadistas siempre cometen atentados suicidas y jamás reclutan pequeños delincuentes”.  Aquello sirvió para saber que quienes lanzaban aquellas teorías sobre el 11-M no tenían las más mínima honestidad intelectual. Luego, pude compartir ideas con personas que tenían conocimientos de otras disciplinas o simplemente la paciencia para contrastar datos. Llegamos a parecidas conclusiones.

En aquel entonces me consumía la rabia. Y hoy pienso en las personas que pagaron un precio demasiado alto. Anoche vi en la televisión a Rodolfo Ruiz, el que fue jefe de la comisaría de Vallecas, al que ciertos medios le hundieron la vida. Sólo había que ver su aspecto físico para comprender que es ahora una sombra del hombre que llegó a ser. En aquel entonces me costó comprender por qué ni los medios afines al gobierno de Rodríguez Zapatero entraron en el tema de la conspiranoia ni el propio gobierno plantó cara en este asunto. La razón la descubrí en el primer libro que hoy recomendaré: Las Bombas del 11-M de Juan Jesús Sánchez Manzano, que era comisario jefe de los TEDAX en 2004. Hice mi reseña en este blog hace no mucho tiempo. En el libro encontramos el relato de alguien que estuvo en primera línea y cuenta cómo trabajó la policía aquel día. Pero además el autor nos cuenta su calvario personal al convertirse en blanco de los conspiranoicos y nos cuenta la clave que en aquel momento nos faltó: El gobierno de Rodríguez Zapatero creyó que el Partido Popular sufriría un desgaste por aferrarse a las teorías conspiranoides y no hizó el mínimo esfuerzo por frenar el asunto. Por ejemplo, contestando de forma lacónica la catarata de preguntas del Partido Popular en el Congreso a cuenta del 11-M. Quizás haya que recordar a alguno que Mariano Rajoy declaró a El Mundo: “No me creo que los detenidos por el 11-M organizaran los atentados”).

El segundo libro a recomendar es el que me estoy leyendo ahora mismo: ¡Matadlos!  Quién estuvo detrás del 11-M y por qué se atentó en España de Fernando Reinares, uno de los mayores expertos en España sobre terrorismo. El libro es francamente exhaustivo y denso, aunque los capítulos cortos y la redacción lo hace ameno. Que un libro así haya salido ahora se explica porque sólo el paso del tiempo ha permitido disponer información crucial para hacer la composición de cómo se planeó y por qué el 11-M. Así, encontramos que los yihadistas querían atentar en España antes de la invasión de Iraq y antes de que se fijara el 14 de marzo como día electoral. También, nos enteramos en el libro de las numerosas ramificaciones que conectan la amorfa red de yihadistas que participaron en el 11-M con Al Qaeda.

Por último les recomendaré el trabajo de trituración de las teorías conspiranoicas que está haciendo Manel Gozalbo, la clase de persona que no querrías nunca que haga un fisking a un artículo o libro tuyo. En El juicio paralelo del 11-M se ha propuesto revisar en varios volúmenes las teorías conspiranoides publicadas por la prensa española, desmontado las falacias y señalando las contradicciones, mentiras y errores de bulto en un tour de force epopéyico donde muestra una erudición inaudita en las más diversas disciplinas. Leyéndolo uno tiene la sensación de que Manel Gozalbo es un perro de presa que una vez muerde una falacia conspiranoide no la suelta hasta despedazarla del todo. Y cuando uno cree que ya ha terminado, desanda el camino para con grandes dosis de sarcasmo rematar los flecos pendientes. Su libro es un auténtico espectáculo.

Casimiro García-Abadillo, autor entonces de 11-M La venganza y hoy director de El Mundo, da marcha atrás y dice que “cometimos errores sobre el 11-M” y “dimos crédito a algunas informaciones faltas de rigor”, lo que terminó haciendo que parecieran “una pandilla de iluminados”. En un día así sólo queda pensar, ¿recibirán algunos su merecido castigo?

El fin de ETA sigue el guión

Hay una ley política no escrita que dice que la paz la deben hacer los “halcones”. Parece que para la opinión pública sólo son admisibles ciertas concesiones si las hace un gobierno de un partido de línea dura. Yo soy más cínico y pienso que las “palomas” se ven sometidas a un chantaje político.¿Se imaginan qué habría dicho la prensa israelí conservadora si la Desconexión de Gaza la hubiera ejecutado un primer ministro laborista y no el héroe de guerra Ariel Sharon? Sin ir más lejos, en España hemos visto que cierta prensa llamó “valiente” a Aznar por iniciar negocaciones con ETA y nadie cuestionó su promesa de “generosidad”. Años después, el gobierno de Rodríguez Zapatero realizó negaciones con ETA y la misma prensa que había aplaudido a Aznar, le llamó “traidor” y le acusó incluso de haber organizado el 11-M en colaboración con ETA. En aquel entonces tuve claro que aquellos ataques del Partido Popular a Rodríguez Zapatero eran sólo parte de una estrategia política y no el resultado de una convicción moral. Al Partido Popular no le interesaba que un gobierno del PSOE se llevara el rédito político de acabar con ETA. Predije y acerté que tan pronto el Partido Popular volviera al gobierno cambiaría de discurso.

Es innegable que ETA ha sido derrotada. Con la perspectiva histórica, podemos ver que ETA entró en declive tras el comienzo de la colaboración policial francesa. Lo contó el general Rodríguez Galindo en su libro, que reseñé aquí allá por 2006. La apuesta estratégica de ETA fue establecer bases en Portugal, que se saldó con un fracaso, mientras el grupo terrorista entraba en una espiral descendente con la caída encadenada de sus sucesivas cúpulas dirigentes. Era evidente entonces que el terrorismo etarra tenía los días contados. Recuerdo que no le di mucha importancia a aquella Conferencia Internacional de Paz de San Sebastián en  octubre de 2011 hasta que pocos días después ETA anunció “el cese definitivo de su actividad armada”. En su comunicado, hizo mención expresa de la conferencia y del contexto internacional. Me pareció entonces que había quedado claro que la conferencia sólo había servido para poner fin al la violencia con una escenificación que no hiciera evidente la derrota de ETA.

Desde aquel anuncio de octubre de 2011 hemos visto movimientos por uno y otro lado. En abril de 2012 el gobierno abrió una nueva vía de reinserción que sustituía la “Vía Nanclares”, incluyendo acercamiento de presos. En 2013 vimos que el gobierno acató la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que declaró la doctrina Parot contraria a la Convención Europea de Derechos Humanos. El último paso lo dio el colectivo de presos de ETA que emitió un comunicado hace pocas semanas en el que reconocía “con toda sinceridad el sufrimiento y daño multilateral generado como consecuencia del conflicto”, además de renunciar a la violencia y aceptar la legislación penintenciaria vigente. Apuesto a que en poco tiempo veremos la destrucción de sus arsenales. No será épico, no será apoteósico y dejará un regusto amargo a alguno. Pero será el fin de ETA. Aunque tengo la impresión de que alguno ingenuamente creyó que con el fin de ETA veríamos carros de combate del Ejército de Tierra entrando en la plaza principal de los municipios de la Comarca de San Sebastián y un legionario izando la bandera española en el balcón del ayuntamiento.

 

Cuatro grandes errores del gobierno Bush

Llevo una racha inusual de lecturas sobre terrorismo yihadista, Al Qaeda y la Global War On Terror del gobierno Bush: The Black Banners de Ali H. Soufan, The Longest War de Peter Bergen y Al Qaeda: From global network to local franchise de Christina Hellmich. A eso se añade la lectura de The Insurgents de Fred Kaplan. De todas esas lecturas emerge un relato terrible de lo que fue la “Guerra Global Contra el Terror” del gobierno Bush. En 2007 escribí “2002: El mundo que no pudo ser”. Dije entonces:

Conviene pensar en el camino que pudo haber tomado los acontecimientos en el año 2002. La comunidad internacional pudo haberse volcado en la pacificación y reconstrucción de Afganistán contribuyendo a que los talibán quedaran convertidos en un grupo marginal exiliado en Paquistán. El terrorismo yihadista pudo haberse convertido en una cuestión policial combatida con las armas de la justicia en democracia.

Lo que hace seis años era una mera especulación mío resulta ser una reflexión atinada a la luz de los recuentos de cómo funcionó la maquinaria interna del gobierno Bush y la ceguera con la que actuó en tantos temas. El mundo pudo haber seguido otro camino. Los grupos terroristas pudieron haber sido combatidos con más eficacia. Vidas humanas pudieron ser salvadas. Puede que en un futuro distante los historidadores miren atrás y vean en las decisiones del gobierno Bush los errores que llevaron al comienzo del declive del “imperio americano”. A mi entender esos errores son:

1º. Convertir la lucha contraterrorista tras el 11-S en una guerra sin reglas.
Hasta el 11-S la lucha contraterrorista la protagonizaban el FBI y grupos interagencia. Tras el 11-S el gobierno Bush decidió jugar duro y sucio como un adolescente impulsivo con el orgullo herido. Se creó el campo de internamiento de Guantánamo, se autorizó la tortura bajo un eufemismo y se le dio el protagonismo de la lucha contraterrorista a la CIA y a contratistas sin experiencia que emplearon en su delirio métodos más cercanos al entrenamiento BDSM que al interrogatorio táctico. Aquel desmadre produciría años después el escándalo de Abu Ghraib.

Abu GhraibEl resultado es que la información obtenida a los numerosos detenidos tras el 11-S fue de escasa utilidad y contraproducente, al terminar confesando los prisioneros torturados aquello que sus captores querían oir, como la existencia de armas químicas en manos de Al Qaeda o un vínculo del régimen iraquí con el 11-S. Unos interrogatorios chapuceros de los detenidos llevó a decisiones equivocadas en base a información errónea (como la invasión de Iraq), retrasó en un década la localización del paradero de Osama Bin Laden e impidió detener atentados de otra forma evitables, como el atentado contra el petrolero Limburg.

No es casualidad que la muerte de Bin Laden se produjo después de que se prohibiera la tortura para utilizar técnicas de interrogatorio profesionales y un nuevo gobierno se propuso darle un impulso a la olvidada caza del líder Al Qaeda.

2º. Invadir Iraq.
Son varios los testimonios que hablan de que en las 24 horas posteriores al 11-S por los pasillos de Washington altos miembros del gobierno Bush andaban pidiendo planes de invasión de Iraq. Entra dentro del terreno del psicoanálisis entender cómo toda un grupo de veteranos políticos que habían trabajado con George H. W. Bush durante la Guerra del Golfo de 1991 mantuvieron una década la “espinita clavada” de no haber derrocado a Saddam Hussein. La lista de razones para invadir Iraq es compleja. Se mezclan las mentiras de los disidentes y desertores iraquíes a sueldo de Washington que contaron (¿por órdenes de Irán?) a sus interlocutores las mentiras que quisieron oir, con la soberbia de querer redibujar el panorama político de Oriente Medio a hostias de una vez por todas. Habría que añadir el anticlímax que resultó la caída de los talibán con las ganas del gobierno Bush de vender a la opinión pública estadounidense una victoria militar con una entrada triunfal en la capital del enemigo.

Añadamos también la visión estato-céntrica del panorama global que existía todavía una década después de la caída de la URSS. La cuestión es que Estados Unidos se embarcó en una guerra absurda que privó de recursos a la pacificación de Afganistán, mermó la credibilidad de Estados Unidos en el mundo árabe y se convirtió en una fuente de radicalización en el mundo musulmán. Los resultados nefastos los hemos visto hace poco: La opinión pública estadounidense se puso muy en contra de intervenir militarmente en un país musulmán cuyo régimen había usado armas químicas contra su población civil. Conceptos como “armas de destrucción masiva” e “intervención militar en un país musulmán” se han vuelto tóxicos en Washington.

3º. El olvido de Afganistán.
La obsesión por Iraq tras el 11-S llevó a que Afganistán se convirtiera en un asunto secundario para el gobierno Bush. La invasión de Afganistán había sido un escaparate de la Revolución en los Asuntos Militares, con los soldados de fuerzas especiales empleando desginadores láser y comunicaciones satélite para que la fuerza aérea machacara las líneas talibán. Pero cuando cayó Kabul y se desplomó el régimen talibán el escaso número de tropas impidió sellar la frontera con Pakistán, permitiendo tras la batalla de Tora Bora que los líderes de Al Qaeda huyeran a Pakistán. A partir de entonces, la concentración y energía del mando regional de Oriente Medio se centró en la próxima guerra con Iraq.

Las tropas desplegadas por Estados Unidos resultaron ser insuficientes para estabilizar Afganistán, mientras que las desplegadas por los países aliados veían sus acciones limitadas por cuestiones políticas (“caveats“). En el caso de España, el gobierno de Rodríguez Zapatero desplegó tropas en Afganistán en un paripé para compensar a Washington por la retirada de Iraq. Para colmo, la ayuda para la cooperación y desarrollado prometida en cumbres internacionales no se materializó y la que llegó lo hizo a un país donde la corrupción era rampante. Con las tropas rotando, cada contingente empezaba de cero sin perspectivas a largo plazo mientras la agencia contra la droga (DEA) montaba una campaña de erradicación de cultivo del opio que afectó principalmente a los campesinos pobres que no pudieron pagar los sobornos para que las autoridades afganas hicieran la vista gorda. Las consecuencias del desastre lo veremos cuando se retiren las tropas occidentales en 2014.

DEA4º. La negativa a entender la insurgencia iraquí tras la caída de Saddam Hussein.
Visto con perspectiva, el gobierno de ocupación estadounidense cometió dos errores garrafales. Disolvió el ejército iraquí y prohibió a los miembros del partido Baaz asumir cargos públicos o trabajos en la administración. Eso significó condenar al paro a decenas de miles de hombres con entrenamiento militar y prescindir de miles de funcionarios, técnicos y profesionales en un país donde la gente se afiliaba al partido único como requisito para ser funcionario. Es más, generó un enorme agravio en la minoría árabe sunní, beneficiada durante el régimen de Saddam Hussein, que se veía ahora ante una mayoría demográfica chiita que copaba el gobierno y los aparatos de seguridad.

Cuando la situación en Iraq se volvió totalmente descontrolada el gobierno Bush entró en fase de negación. La palabra “insurgencia” fue prohibida en informes y discursos. A los generales sobre el terreno se les negó ayuda y recursos. La mentalidad imperante fue de que Iraq se pacificaría con más potencia de fuego. Requirió toda una campaña de “guerrilla intelectual” dentro del establishment militar para que nuevas estrategias de conducción de la guerra permitieran a EE.UU. reducir la violencia en Iraq y retirar sus tropas. Iraq consumió cantidades astronómicas de dinero, vidas humanas y energía mental de Estados Unidos, incapacitando al país para asumir una posición de liderazgo en el mundo. Está por ver las consecuencias a medio y largo plazo del nuevo “síndrome de Iraq”.