Algo pasa con la Revista General de Marina

rgm_marzo_2014Le tengo especial cariño a la Revista General de Marina, que publica la Armada Española, porque fue la  primera revista de las fuerzas armadas en la que me estrené como colaborador, allá por 2011 (“Irán y la guerra naval asimétrica”). Desde hace tiempo me llama la atención cómo artículos históricos y batallitas del abuelo se han convertido en los contenidos habituales de la revista. No es que considere la historia como un asunto irrelevante, pero es que la Armada cuenta además con la Revista de Historia Naval, donde creo que deberían ir esos artículos sobre heroicos combates navales del siglo XVIII, marinos ilustrados y cañoneros coloniales que sirivieron en Filipinas o Guinea Ecuatorial a finales del siglo XIX. El asunto lo he comentado con varias personas, dentro y fuera de las fuerzas armadas, que me dieron explicaciones de todo tipo, muchas relacionadas con la idiosincrasia militar y española. Pero resulta que esta noche me puesto a ordenar en el disco duro la carpeta donde guardo la Revista de Aeronáutica y Astronáutica que edita el Ejército del Aire. Me dediqué a repasar los índices para elaborar listas con los artículos que encontré relevantes o interesantes, de cara a emplearlos como bibliografía en un futuro.  El contraste no ha podido ser más grande.

En los cuatro últimos años, la Revista de Aeronáutica y Astronáutica ha publicado numerosos artículos sobre los tres vectores que más relevancia han adquirido en estos tiempos: Fuerzas especiales, ciberguerra y aviones sin piloto. Encontramos además artículos sobre el auge como potencia y los planes de modernización de las fuerzas armadas de China, India, Japón y Rusia. No faltan artículos de geopolítica sobre el nuevo orden multipolar, análisis sobre la modernización de las fuerzas armadas estadounidenses y hasta he encontrado un artículo sobre la fuerza aérea marroquí.  Todo ello combinado con artículos sobre la carrera espacial y tecnologías de geoposicionamiento que transcienden el ámbito de lo militar. Y sin dejar de lado artículos sobre las misiones del Ejército del Aire en el exterior  que incluyen desde lecciones aprendidas a anécdotas personales con un toque humano. Y por último, no faltan los ejemplares con varios artículos dedicados a asuntos menos llamativos como la enseñanza miliar, las comunicaciones o la sanidad militar. No se puede decir que la Revista de Aeronáutica y Astronáutica haya dejado de informar sobre las actividades del Ejército del Aire y las cuestiones que le competen con tal de publicar una revista más ligera en aras de ser atractiva para el público general, sino que es una revista que cumple a la vez las funciones de informar sobre el Ejército del Aire y ser un escaparate de tendencias, tecnologías y conceptos relevantes para la guerra aérea.

La Revista General de Marina nació en 1877, el año en que se introdujo la electricidad en la Armada Española cuando se instaló en las fragatas blindadas Numancia y Vitoria. La revista nació con la intención de mantener al día a los miembros de la Armada en un momento histórico de profundo cambio tecnológico. Pensemos que el combate entre los buques blindados USS Monitor y CSS Virginia había tenido lugar en 1862 (un año más de lo que nos separa hoy del 11-S). Se vivía la transición de los buques de casco de madera y propulsión a velas, por buques de casco de acero y propulsión a vapor. Hoy en día no faltan los artículos sobre nuevas tecnologías, misiones en el exterior y geopolítica, pero creo que no está cumpliendo sus objetivos de la misma manera que la revista del Ejército del Aire cumple los suyos.

El último que apague la luz

El pasado lunes 29 de junio salió publicado en el B.O.E. el texto con la nueva reorganización del Ejército de Tierra español. Siendo este país España, algo tan importante no pudo más que dejarse en mano de dos amiguetes que una tarde, sentados en un terraza de la Castellana con un par de copas de más, trazaron las líneas maestras en una servilleta mientras no dejaban de mirarle el culo a la camarera.

i_have_no_idea_what_i_m_doing

Cuenta Eva Cervera, directora de la revista Fuerzas de Defensa y Seguridad, que el Plan META (Plan General de Modernización del Ejército de Tierra) de 1983 supuso “la reducción de aproximadamente el 50 por ciento de los efectivos” y que el plan de reorganización RETO de 1990 suposo “la disminución de efectivos […] en un 25 por ciento”. Así se explica el chiste que circuló tras el Plan NORTE (Nueva Organización del Ejército de Tierra) de 1994: la siguiente reorganización sólo podría tratarse del plan SUR (Supresión de las Unidades Restantes).

En todo este tiempo el Ejército de Tierra perdió su organización en divisiones para dejar la brigada como la unidad básica, una tendencia que podemos encontrar en el ejército francés y ruso. Las brigadas ligeras (BRIPAC, BRILAT, BRILEG…) quedaron encuadradas en 1992 en la Fuerza de Acción Rápida que pasó a ser en 2006 el Mando de Fuerzas Ligeras. Y ahora, ¡oh, sorpresa!, el Ejército de Tierra vuelve a tener el escalón de mando división. Las dos nuevas divisiones se llamarán “Castillejos” y “San Marcial”, nombre de las dos brigadas que son disueltas en la última reforma, como si alguien le hubiera dado pena que se perdieran ambos nombres cuando antes se hicieron escabechinas sin complejo.

Las dos nuevas divisiones, cómo no, carecen de apoyos divisionarios porque en las anteriores reformas fueron encuadrados en los Mandos de Artillería de Campaña (MACA), Mando de Ingenieros (MING) y Mando de Transmisiones (MATRANS). Eso sí, el Regimiento de Caballería «España» n.º 11 queda flotando en el aire, dependiendo directamente de la Fuerza Terrestre. Lo que nos lleva a la cuestión de por qué en el Ejército de Tierra hay una cosa llamada Fuerza Terrestre. La razón para crear un nivel de burocracia entre el Estado Mayor del Ejército y las unidades de combate es crear una vacante para teniente general con la que ocupar la antigua Capitanía General de Sevilla, que esto es España y cuando se redujo el Ejército de Tierra se disolvieron unidades de combate pero se crearon tantas estructuras como Capitanías Generales había. ¡Que puede reducirse el número de indios pero nunca el de jefes!. Otro día hablamos de cuántos generales hay en Canarias para una sola brigada de infantería ligera.

FIESTAS LUSTRALES 2010 SANTA CRUZ DE LA PALMA. TENERIFE. BAILE DE LOS ENANOS. C150710C FO035150710.JPG

Otra novedad de la reforma es la figura de la Brigada Orgánica Polivalente, un intento de salvar el gran problema del Ejército de Tierra a la hora de afrontar el problema de la dicotomía entre propósito teórico y misiones reales. El Ejército de Tierra ha realizado fundamentalmente misiones de paz en el extranjero en los últimos 25 años. A la hora de salir al extranjero lo habitual era formar una Agrupación Táctica con varias compañías de infantería de aquí, un escuadrón de caballería ligero de allá y apoyos de más allá. Se concentraban en un lugar donde permanecían un tiempo para integrarse antes de ser embarcados rumbo al país de destino. Con ese sistema jamás se podía enviar tropas con celeridad, como pasó en el verano de 2006 en el Líbano. En aquel entonces la FIMEX-L de la Infantería de Marina se vio obligada a permanecer más tiempo del estipulado esperando que llegara el relevo.

Otro problema era que ante la sobrecarga de misiones exteriores que sufrían  las unidades ligeras se empezó a recurrir a la tropa de unidades mecanizadas y de artillería para realizar misiones de patrulla como infantería en lugares como Kosovo y Líbano. La solución ha sido crear unidades con una cierta naturaleza modular en las que haya unidades mecanizadas, medias y ligeras. Es decir, en pleno 2015 el Ejército de Tierra español ha inventado la ¡Brigada de Infantería de Marina!. Pero como dice el dicho, hay tres maneras de hacer las cosas: bien, mal y a la manera del Ejército. Así que con la actual reforma se disuelve la Brigada de Infantería Ligera “San Marcial”, una unidad infradotada y anémica repartida por el País Vasco, para que el Regimiento de Infantería Ligera “Tercio Viejo de Sicilia” en Guipuzcoa dependa de la brigada “Extremadura” en Badajoz y el Regimiento de Infantería Ligera “Garellano” en Vizcaya dependa de la brigada “Guzmán el Bueno” en Córdoba.

Y podría seguir con las tropelías cometidas con los Cazadores de Montaña, que pasaron de ser brigada a constituir la Jefatura de Tropas de Montaña (JETROMA), perdiendo por el camino los apoyos, para quedarse ahora reducidas a un sólo batallón. De cómo en el texto se menciona al Regimiento de Artillería Lanzacohetes de Campaña cuando los lanzacohetes “Teruel” se dieron de baja hace tiempo y no se avizora la llegada de los prometidos HIMARS. Podría seguir con cómo la Brigada Paracaidista se queda con una sola bandera paracaidista sin que a nadie se le haya ocurrido convertirla en una unidad de apoyo al Mando de Operaciones Especiales, como el creado en torno al primer batallón paracaidista británico. Por no olvidar del gráfico donde se menciona la creación en Galicia y en Canarias de sendas compañías de apoyo a operaciones especiales de las que nadie en el MOE había oído hablar. Pero sólo me queda ir a por una cerveza y saludar a estos real men of genius.

mapa-bop-1500

Paso a paso hacia las fuerzas desarmadas

CASA C-212 de Blackwater en Afganistán

El diario El País publicó hoy un artículo sobre la industria de defensa española. El artículo arranca con el reciente accidente de un avión de transporte A-400M en Sevilla durante un vuelo de prueba antes de su entrega a la fuerza aérea turca. El asunto es que España tenía una respetable empresa aeronáutica, CASA, que construía principalmente aviones de transporte tácticos. Sus aviones los usan fuerzas aéreas y fuerzas de seguridad de Estados Unidos a Corea del Sur. Y fueron empleados por Blackwater. Pero tras el fin de la Guerra Fría la industria de defensa y la industria aeronáutica vivieron una era de concentraciones empresariales. CASA corría el riesgo de quedarse sola siendo demasiado pequeña y terminó integrada en la rama militar del consorcio europeo Airbus. Conservó un tiempo su nombre como EADS-CASA para luego ser Airbus Military hasta finalmente diluirse en enero de 2014 dentro de Airbus Defence and Space.

Todo este tiempo he escuchado temores sobre que las intenciones de los directivos europeos era absorber el know-how tecnológico de CASA para tarde o temprano cerrar factorías en España. El baile de acusaciones sobre la responsabilidad del accidente irían en ese sentido. La factoría de CASA en Sevilla, donde han salido aviones fiables que vuelan en el Ártico o en los desiertos del África meridional, de pronto se habría convertido en el epítome de la chapuza española.

El dilema de perecer en solitario o ser fagocitado por un grupo empresarial dirigido desde Alemania o Francia se le plantea al resto de la industria de defensa española. No sólo se trata de tener músculo financiero para proyectos de I+D cada vez más complejos, sino de músculo diplomático para cerrar contratos. De ahí que las denostadas relaciones del rey Juan Carlos I con las monarquías árabes puede que hayan tenido que ver con que el CASA CN-235 esté en uso en las fuerzas aéreas de Jordania, Arabia Saudita, Omán y Emiratos Árabes Unidos.

Pero la cuestión que me llamó la atención del artículo es la mención de los problemas presupuestarios del Ministerio de Defensa. Creo que el español medio no tiene ni la más remota idea de los recortes brutales a los que han sido sometidas las Fuerzas Armadas en España. Sólo la Armada, ha perdido su único portaaviones, el 25% de los cazabombarderos Harrier y más de la mitad de submarinos. Si un día de estos la mierda golpeara el ventilador mejor no pensar lo que podría pasar.

En el artículo se menciona a Bernardo Navazo, «experto de la Fundación Alternativas, vinculada al PSOE», del que se dice «cree que las Fuerzas Armadas van camino de convertirse pronto en un “ejército bonsái”, con un enorme arsenal de tanques, helicópteros o fragatas inútiles». El centro de la crítica son los famosos “Programas Especiales de Armamento”. Se trata de programas estrellas del Ministerio de Defensa por caros y/o avanzados cuya financiación se ha tratado de mantener contra viento y marea, junto con triquiñuelas burocráticas para esconder las partidas.

Ejército de Tierra: Carro de combate Leopard 2E, 2ª fase del Vehículo de Combate de Infantería “Pizarro”, cañón de artillería remolcado de 155mm., misil anticarro “Spike”, helicóptero de ataque “Tigre” y helicóptero de transporte NH-90.

Ejército del Aire: Cazabombardero Eurofighter, avión de transporte estratégico Airbus A-400M, helicóptero NH-90, misil aire-aire IRIS-T y misil de crucero Taurus.

Armada: 1 fragata de la clase F100, el buque de proyección estratégica “Juan Carlos I”, buque de aprovisionamiento “Patiño”, 4 Buques de Acción Marítima y 4 submarinos de la clase S-80.

Unidad Militar de Emergencias: 4 helicópteros Cougar, 2 aviones CL-415 y red de comunicaciones.

Como ven, descontando los materiales de la UME, son todos sistemas de armas convencionales que confieren las capacidades mínimas que uno espera de unas fuerzas armadas. Es cierto que una auditoría de los programas de los helicópteros Tigre y NH-90 hubieran concluido en un país normal con varios fusilamientos. Así que da bastante risa leer una cita de Bernardo Navazo «Está instalada la retórica de que en su seno [del Ministerio de Defensa] la corrupción no existe». Debe ser que con sus estudios en Columbia y su doctorado en el King’s College lleva tiempo sin pisar España ni hablar con nadie que se mueva en este mundillo. Jamás he escuchado a alguien defender tal cosa. Navazo se queda en un diplomático «Defensa es la institución más opaca del país». Pero llegamos al meollo de la cuestión. Porque nuestro experto no ahonda en el funcionamiento del Ministerio como origen del despilfarro, sino señala la naturaleza de los 19 “Programas Especiales de Armamento”.

Como prueba del despilfarro pone como ejemplo compras de armas innecesarias, “como un carro de combate de 63 toneladas que no puedes transportar en un avión porque el límite de carga es de 44 toneladas. Tenemos unas 300 unidades de ese modelo que nos sirven… ¡para defendernos de un ataque de Portugal y Francia!”, ironiza.

Suponiendo que España contara con un avión de transporte capaz de trasladar un carro de combate Leopard 2E me encantaría saber cómo se las apañaría para aterrizar en el Helipuerto de Ceuta. Para eso existen los regimientos de caballería acorazada “Montesa” y “Alcántara” en Ceuta y Melilla respectivamente. Y para las ocasiones en que la cosa se pone fea, precisamente uno de los dichosos PEA es el buque L-61 “Juan Carlos I”.

8341995452487e4e2d17o

Leopard 2A4 embarcando en una lancha de desembarco LCM-1E

Sospecho que en el fondo ha arraigado la idea de que, dado que las fuerzas armadas se dedican a mantener el orden en República Centroafricana o luchar contra la piratería en el Océano Índico, todo lo que en época de recortes no sirva para ese tipo de misiones sobra. Fragatas, fuera. Carros de combate, fuera. Cazabombarderos, fuera. Pero la realidad es que han sido tan profundos los recortes, que lo que muchos entienden por excesos y despilfarro en cualquier país se consideraría capacidades mínimas. Alguno dirá que le extraña que yo, que escribo sobre Guerras Posmodernas, defiende programas de armamento pensados para guerras convencionales. Pero es que por este camino las fuerzas armadas españolas van camino de traspasar un umbral mínimo de capacidades, quedando muy mermada su capacidad disuasiva. Y una vez instalada la percepción de debilidad, puede pasar cualquier cosa.

Fantasmas de Nayaf

El sábado pasado fui a ver American Sniper. La película ha generado pasiones por estar lejos de esas películas llenas de ambigüedades morales que tratan de reflejar la locura de la guerra. Recordemos, por ejemplo, The Hurt Locker. En este caso no estamos ante el mejor Clint Eastwood. Me quedé con una una sensación extraña. La película combina y simplifica situaciones y personajes reales. El contexto de la guerra queda totalmente diluido. He leído quejas sobre cómo se representa a la insurgencia iraquí pero no he leído a nadie mencionar que los yihadistas que aparecen en la película son el antecedente del Estado Islámico.

El estreno de American Sniper ha servido para hablar de las fuerzas armadas españoles, su papel en la ocupación de Iraq y los francotiradores españoles. De nuevo ha aparecido la batalla del 4 de abril de 2004 en Nayaf, un episodio polémico con muchos puntos oscuros que nunca se ha terminado de contar porque todo aquel que lo ha intentado en serio se ha encontrado con un muro. El escritor Lorenzo Silva, coautor de Al final la guerra, ha escrito sobre los francotiradores españoles del Mando de Operaciones Especiales, con los que ha compartido tiempo en un ejercicio y en su base.

Al principio los militares se hicieron los misteriosos.

“¿En Nayaf?”, responde el mismo tirador de antes. “No hubo ningún tirador nuestro en Nayaf, ¿a que no?”. Al oír esto, a más de uno se le escapa una sonrisa malévola. Manifiestamente, aquí hay gato encerrado.

 En abril de 2004 el Núcleo de Operaciones Especiales (NOE) del contingente español lo formaban miembros del GOE XIX “Maderal Oleaga”, la antigua Bandera de Operaciones de la Legión hasta su incorporación al Mando de Operaciones Especiales.

bandera MOE

Blackwater en Nayaf

Un contratista de Blackwater haciendo de observador para un tirador el GOE XIX

Tras aquel primer encuentro, Lorenzo Silva visita las instalaciones del Mando de Operaciones Especiales en Rabasa (Alicante). Allí por le cuentan:

Aunque no resulta fácil convencerlos, ni siquiera con su capitán animándoles a hablar, accedemos, por primera vez, a los detalles de aquella misión, acaso la más exigente jamás realizada por un francotirador español (esto lo pone el reportero, en ningún momento sale de sus labios). Fueron 14 días apostados en una azotea, los tres primeros sin dormir y casi sin comer. Mientras los contratistas civiles norteamericanos, que luego se “venderían” como los más aguerridos defensores de la base, descansaban entre escaramuzas, ellos permanecieron en su puesto, día y noche: controlando los movimientos del enemigo, informando al mando, señalando blancos a la aviación y a los blindados de caballería y hostigando a los del Mahdi para que no pudieran acercarse a la base. Y algo más que hostigando.

Vayamos por partes. Catorce días en una azotea. ¡Mi madre! ¿Nadie les dio el relevo? Quizás fuera porque ese binomio de tirador y observador no tuvo quién les sustituyera, mientras los contratistas de Blackwater se permitieron el lujo de echar una cabeza porque lo hacían por turnos. Los ocho contratistas que se encontraban en Najaf el día 4 fueron reforzados por otros seis llegados desde Bagdad. También habría que decir que no hubo catorce días de combates. En cuanto a los miembros de las fuerzas especiales españolas “señalando blancos a la aviación” es absolutamente imposible. Primero porque no tenían la cualificación. Todavía a día de hoy, ante esa carencia se envían a Afganistán miembros del EZAPAC del Ejército del Aire y en su momento se envió a infantes de marina de los equipos ACAF. Véase la composición del Grupo Táctico “Zamora” llegado a Herat en diciembre de 2014. Y segundo, porque el 4 de abril de 2004 la coordinación del apoyo aéreo cercano lo realizaron otros. De hecho, el segundo día llegaron marines de la 4ª ANGLICO.

En aquella misión causaron cuatro bajas directas confirmadas: una de ellas la hicieron a 1.333 metros de distancia, y otra, el francotirador enemigo que abatió al capitán norteamericano Matthew Eddy al principio del combate, les obligó a perforar con un fusil Barrett de calibre 12.70 la pared del hospital de Nayaf donde estaba apostado.

El capitán Matthew Eddy, por cierto, sobrevivió. Y el edificio del hospital de Nayaf que, con su altura dominaba el campamento español, fue asaltado por tropas salvadoreñas.

Vieron cosas que no olvidan, como los niños que los milicianos del Mahdi utilizaban para acarrear armamento y munición, a los que tuvieron en su mira y no les dispararon. También cómo contratistas civiles armados hacían fuego sobre una ambulancia, donde afirmaban que llegaba el enemigo, o sobre blancos que no podían identificar bien o que estaban fuera del alcance efectivo de sus armas.

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Sería interesante saber si las tropas españolas, una vez estalló aquel pandemonium dispararon siempre sobre blancos completamente identificados y dentro del alcance de su armamento. Pero es la clase de cosas que para algunos es mejor no se cuente.

Aquí Travis Haley nos cuenta sus recuerdos de aquel día 10 años después.

En el corazón de Nayaf

Sospecho que nunca se sabrá qué pasó exactamente el 4 de abril de 2004 en Nayaf (Iraq). Han pasado más de diez años y los recuerdos de muchos se habrán difuminado. Pero sobre todo, pesa el que todos los intentos de contar con detalle el papel de las tropas aquel día chocaron contra un muro. Se decidió que no se debería saber qué pasó y ya está. Pero de vez en cuando se escapa alguna pieza del puzzle, como la siguiente. Casi ocho minutos de vídeo de aquel día.  Sería divertido que alguien explicara cómo lanzagranadas anticarro Instalaza C-90 del Ejército español terminaron en manos de contratistas de Blackwater. Pero eso supondría tener que explicar otras muchas cosas.

C-90 en manos de Blackwater


Una lección de El Alijar sobre la valentía como virtud militar

aajEl blog El Alijar ha regresado tras un silencio de meses para compartir con nosotros un artículo suyo que no pasó el filtro de una revista por no “ser muy adecuado para los tiempos que vivimos”. Habla el artículo sobre el Desastre de Annual pero se centra en el estado previo del Ejército. Repasando testimonios de aquel entonces se llega a comprender que el desastre no fue casual. El Alijar reflexiona sobre la valentía en el terreno militar y cómo esta no es algo que se tiene de forma innata, sino que se alimenta y practica en el día a día en las pequeñas cosas. ¿Cómo esperar valentía en la guerra de unos militares que no supieron enfrentarse a sus superiores y a los políticos ante la falta de medios? El mensaje entre líneas del artículo es brutal si trazamos un paralelismo con la situación actual y el habitual “sin novedad” que se practica en las fuerzas armadas españolas. Sin duda “Entre el valor y la deshonra” merece una lectura pausada.

Metiendo miedo

No ganamos para sustos. Primero, el titular “Ensurt per una caravana de vehicles de l’Exèrcit que entra per la Diagonal”. Madre mía. Una caravana de vehículos militares entrando por Barcelona. ¿Rajoy toma medidas ante la consulta del 9 de noviembre? No, iban rumbo al Acuartelamiento “El Bruch”. Leemos en la Wikipedia en español:

El Cuartel del Bruch es un cuartel de la IV Región Militar situado en la Calle González Tablas de Barcelona, España. Está situado cerca de la Avenida Diagonal y de la Zona Universitaria, en el barrio de Pedralbes.

Así que si está “cerca de la Avenida Diagonal” debe ser habitual que pasen vehículos militares por allí. Y por cierto, la noticia identifica erróneamente a los vehículos como IVECO LMV, conocido como “Lince” en el Ejército. En la foto de la noticia aparece una columna de Urovesa Rebeco, conocidos en el Ejército como VAMTAC (Vehículo de Alta Movilidad Táctica).

Luego, veo que alguien comparte en Facebook un vídeo publicado por una tal Montse. Tiene por foto de perfil la frase “Jo voto el 9N”. En el vídeo vemos un convoy militar. Ella comenta:

Uns 25 tancs en camions, direcció Barna avui a la A-2. Ho ha gravat un familiar

Lo que se ve en el vídeo no son “tanques”. Son vehículos de combate de infantería “Pizarro”. Y no iban rumbo a Barcelona. Iban desde Madrid rumbo al Centro Nacional de Adiestramiento (CENAD) de San Gregorio (Zaragoza), que es el campo de maniobras para unidades acorazadas más importante de España. Lo sabemos porque informa del desplazamiento el boletín “Tierra” del Ejército en su página web.

captura-de-pantalla-2014-11-05-a-les-17.18.38-92041Da igual las explicaciones porque alguien mezcla todo y sale el titular: “Intimidació de combois militars a les carreteres catalanes”. El autor da a entender que vehículos trasladados desde Madrid a Zaragoza terminaron en las carreteras catalanas y lo mezcla con la información de unas maniobras que la Brigada de La Legión realizó en el CENAD el mes pasado. Informa defensa.com sobre el escenario desarrollado:

Finalmente, han desarrollado un tema táctico en un país ficticio sumido en una grave crisis interna. En este escenario, han tenido que neutralizar la amenaza que suponía el avance de fuerzas hostiles de tipo convencional, apoyadas por grupos insurgentes, debiendo rechazar su avance y establecer las condiciones de seguridad que permitieron proteger y evacuar a los supuestos residentes nacionales desplazados a ese país; para posteriormente colaborar con el Gobierno local para establecer las condiciones de seguridad y estabilidad que le permitan salir de tal crisis.

Evidentemente, como dice la noticia se trata de un “ejercicio de combate convencional contra una amenaza híbrida”. La guerra híbrida es el tema de moda por la crisis ucraniana (Dos artículos al respecto recientemente en la página web del Instituto Español de Estudios Estratégicos). Ya en junio la Armada española ensayó en el ejercicio Marflex 41 una intervención en el Báltico inspirada en la crisis ucraniana. Pero el autor del titular sobre la intimidación de convoyes militares en las carreteras catalanas resaltó que en el ejercicio se desarrolló “un tema táctico en un país ficticio sumido en una grave crisis interna”. Cualquiera diría que tras el fin de la Guerra Fría es una novedad que las fuerzas armadas españolas se preparen para intervenir en países en crisis donde el conflicto tiene naturaleza interna.

Pero aún hay más. A la fiesta de los despropósito se apuntó el diario digital Público que publicó la no noticia con un titular glorioso: “Sospechas en las redes sociales por las 15 vehículos militares que han entrado en Barcelona“. Pero por si eso no fuera poco, nos cuenta “El Ejército se prepara para actuar en revueltas ciudadanas“. Se trata de que efectivos del Regimiento de Caballería Ligero Acorazado Nº8 “Lusitania” recibieron formación en tareas antidisturbios. En la propia noticia leemos que, al igual que la instalación de controles de carreteras, es una clase de actividad de la que los militares españoles reciben formación desde hace ya bastante tiempo de cara a su despliegue en misiones internacionales.

En la noticia del diario Público se da a entender que la formación en técnicas antidisturbios es una novedad preocupante porque se imparte “a unidades que no tienen planeado llevar a cabo misiones internacionales”. ¿Tan preocupante es que los soldados practiquen técnicas requeridas en despliegues internacionales aunque en el corto plazo no tengran previsto salir a una misión? Y ni siquiera creo que sea una novedad. Vean la siguiente portada de revista que muestra a un miembro de la Agrupación de Madrid (AGRUMAD) de la Infantería de Marina. Se trata de la unidad que proporciona seguridad a instalaciones y personalidades de la Armada en Madrid, siendo de hecho la Policía Militar dentro de la Armada.

FAM_110-portada-500Una búsqueda rápida en Internet nos permite encontrar ejemplos de incidentes en que fuerzas internacionales han tenido que intervenir como antidisturbios. No lleva mucho tiempo encontrar en Internet fotos de soldados de varias nacionalidades integrados en la KFOR haciendo prácticas como antidisturbios en Kosovo. Por ejemplo, estadounidensesturcos o rumanos. Y no es por matar el tiempo, como vemos en las siguientes fotos, que muestran intervenciones reales de soldados griegos y húngaros en Kosovo.

greeksoldiers-kosovo22012-06-01T115602Z_1_CBRE8500X5L00_RTROPTP_2_INTERNATIONAL-US-KOSOVO-SERBS

 El artículo del diario Público cita “fuentes militares” que hablan de Kosovo pero consideran ahora este tipo de formación innecesaria.

Fuentes militares aseguran que este tipo de instrucción con material antidisturbios, “heredada de la Guerra de Kosovo, donde sí podía darse una situación en la que hubiera que controlar una manifestación o una revuelta civil, no tiene ningún sentido en las zonas de operaciones actuales del Ejército español (Líbano y República Centroafricana)”.

No merece la pena extenderse sobre el despliegue República Centroafricana, donde ya hubo disturbios y además las tropas españolas entraron en combate. Pero es de sentido común, que en cualquier misión internacional todo va bien hasta que va mal. Me parece aventurado que alguien se dedique a vaticinar en que misiones hará falta y en cuales no emplear material antidisturbios, cuando las fuerzas españolas los han sufrido desde Haití a Afganistán.

Por último, el artículo del diario Público muestra su preocupación porque la Policía Militar haya sido reforzada en los dos últimos años cuando “sus funciones son casi totalmente ocupadas por la Guardia Civil” y que tras el fin de la mili habían sido “reducidas sus funciones a ámbitos muy residuales dentro del Ejército”. De nuevo, una rápida búsqueda en Internet me lleva al número 870 de octubre de 2013 de la revista Ejército que dedica varios artículos a la Policía Militar. Allí averiguamos que, efectivamente como dice Público, tras el fin del Servicio Militar Obligatorio dentro del Ejército la Policía Militar quedó con atribuciones y fuerzas limitadas. Pero antes de la crisis, en 2006, se firmaron planes de reforma y modernización que estamos ahora viendo llevar a cabo. Una de las ideas es la Policía Militar vaya asumiendo las funciones que en los despliegues internacionales dentro del Ejército cumple la Guardia Civil. Como nota curiosa, varias de las fotos que ilustran los artículos sobre la Policía Militar muestran a sus miembros instruyéndose en técnicas antidisturbios.

Resumiendo, la ignorancia en asuntos militares mezclada con bastante mala idea lleva a titulares engañosos y alarmistas nada inocentes.

El virus populista

Prepárense. En los próximos meses vamos a escuchar mucho en el debate político la expresión “al servicio del Pueblo” acompañada de “lo verdaderamente democrático”. Primero le tocó a los medios de comunicación. Veremos por dónde sigue. Yo reparé en junio en un artículo de Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla titulado “¿Para qué sirve el ejército español?”.

La respuesta es fácil para quien no haya permanecido en suspensión criogénica los últimos 25 años. La primera función de las fuerzas armadas españolas es proporcionar una capacidad disuasiva frente a terceros. Por capacidad disuasiva entendemos que las probabilidades de éxito en un conflicto armado sean tan bajas o la victoria sea tan costosa que el potencial agresor descarte el uso de la fuerza en sus relaciones con España.

bakali2

AMX-30 de la compañía legionaria “Bakali” en el Sáhara Occidental

Los documentos oficiales no lo dicen. Pero todos sabemos que el enemigo genérico Tipo B que se define en la OR7-027 introducida en 2007 es Marruecos, país que reclama la soberanía de Ceuta y Melilla. Basta recordar que los tanteos de las fuerzas armadas reales marroquíes en el Sáhara Occidental se saldaron en fracasos como el de Mahbes, lo que llevó a organizar la Marcha Verde. Como ya conté aquí una vez, Marruecos tiene una larga historia de usos de estrategias asimétricas y no convencionales para enfrentarse a España desde su inferioridad militar. Curiosamente, siempre le fue mejor con esas otras estrategias que con el uso de la fuerza, como en Mahbes o en Perejil.

La segunda función de las fuerzas armadas españolas es ser una herramienta de la política exterior del país. Por ejemplo, contribuyendo a la estabilidad de regiones que España considere estratégicas. En el momento actual, la mayoría de las misiones internacionales españoles se desarrollan en África. Como ya apunté en el lejano mes de marzo de 2005, en un mundo globalizado África Occidental es una región cuyos problemas tienen la capacidad de afectar a España. De ahí que las fuerza armadas españolas participe junto con países aliados en la reconstrucción del ejército de Mali y en la preparación de las armadas de la región en misiones de seguridad marítima.

Btz3027CIAAuW1JEl dilema surge porque los medios, capacidades y doctrina para ambos tipos de misiones son diametralmente diferentes. Y en los últimos años, al tratarse de las misiones del día a día y por los enormes recortes presupuestarios, se ha ido dando prioridad a tener unas fuerzas armadas preparadas para misiones de estabilización mientras se descuidaban las capacidades convencionales. Mientras, los dos países del Magreb más cercanos a España vivían su particular carrera armamentística que avanzaba en el cierre de la brecha tecnológica entre España y ellos. Pero eso es un asunto para tratar otro día.

¿Qué nos cuenta Juan Torres López? Nos recuerda la Constitución y su 8.1, que dice eso de que las Fuerzas Armadas “tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”. Según él “eso no se cumple” porque “España no es una nación soberana”, debido a que “las decisiones que se toman sobre las vidas y el patrimonio de sus ciudadanos se toman lejos de aquí y los españoles no podemos decidir acerca de lo que creemos que nos conviene o no”. Empezamos bien. Si hablamos de las decisiones que la Unión Europea toma en Bruselas, la canciller Angela Merkel en Berlín o la acción colectiva de millones de agentes en los mercados, no entiendo qué pintan ahí los carros de combate y las fragatas. Bueno, al menos Juan Torres López reconoce que en esos temas, “las Fuerzas Armadas no pueden hacer nada para que no sea así”. Me quedo más tranquilo. Por un momento pensé que iba a recomendar enviar tropas a Bruselas o Wall Street.

Seguimos. España “no tiene autonomía para decidir sobre su futuro y porque los gobiernos elegidos por la voluntad popular están condenados de antemano a seguir los dictados de otras potencias extranjeras o incluso de grupos de presión nacionales que actúan por detrás de las instituciones para salvaguardar sus intereses”. Aquí vuelve a la carga. Sí, tenemos Washington, Berlín y Bruselas dando órdenes al gobierno de España. Pero si de lo que hablamos es de la acción de las fuerzas armadas españolas puedan tener claro que ningún soldado español participará en una guerra por algún país perdido por órdenes de Estados Unidos, la OTAN o la Unión Europea.

A la hora de aportar tropas en misiones internacionales cada país es muy libre de escurrir el bulto. En eso España es campeona olímpica. Ahí está el ejemplo del apoyo político del gobierno de José María Aznar a la invasión estadounidense de Iraq en 2003. Se vio acompañada de la espectacular cifra de CERO tropas aportada por España. Casimiro García Abadillo, el actual director del diario madrileño El Mundo, dijo en 2004 en su libro 11-M La venganza que España que España había perdido entonces los complejos heredados con el desastre de 1898 y que por fin recuperaba su visión imperial del mundo. Resulta que España fue el país de Europa con un mayor rechazo a la invasión de Iraq. Las encuestas reflejaban que la suma del “algo” y “bastante” en contra superaban el 90%. El gobierno español no se atrevió a hacer tangible su apoyo político a la invasión ni siquiera con una aportación militar simbólica, como fue el caso de Polonia y los 80 miembros de la unidad de operaciones especiales “GROM”.

Soldados polacos de la unidad de operaciones especiales "GROM" en el puerto de Um Qasr durante la invasión de Iraq (2003)

Soldados polacos de la unidad de operaciones especiales “GROM” en el puerto de Um Qasr durante la invasión de Iraq (2003)

Tanto en los Balcanes (1996 y 1999) como en Libia (2011), España mandó un puñado de F-18, mientras otros países más pequeños aportaron militarmente mucho más. En Afganistán, España se encargó de una provincia relativamente tranquila y se tomó la decisión política de no enfrentarse a los talibán, al contrario de países como Australia o Canadá. Recuerden a aquel militar español diciendo en televisión que los talibán no eran el enemigo. En definitiva. España ha sufrido y sufrirá imposiciones externas, como la ley Sinde-Biden o la reforma exprés de la Constitución. Pero en materia de defensa, las fuerzas armadas han hecho siempre lo que el gobierno de turno ha querido con el oído atento a la opinión pública. Así se explica que se enviara a la Armada a Indonesia tras el tsunami de 2004.

Entonces nos vamos llegando al meollo del asunto. Dice el profesor Torres López que la integridad territorial de España está en peligro por “las reclamaciones independentistas, […], las desigualdades, por la desindustrialización, por la desertización de nuestra agricultura y por la destrucción del medio ambiente”. Y no sólo eso, el ordenamiento constitucional “ha sido pisoteado […] impidiendo que los españoles disfruten los derechos allí establecidos o sometiendo su desarrollo o salvaguarda a los dictados de uno u otro partido político”. En el primer caso se trata de usar el concepto “integridad territorial” en un sentido muy amplio que incluye fenómenos naturales. En el segundo caso hablamos ya de cuestiones políticas y sociales. ¿Cumple alguna función en todo ello las fuerzas armadas? Trabajo, educación, sanidad, vivienda, reforestación, contaminación, etc. ¿Son asuntos en los que tendrían que intervenir las fuerzas armadas? Si se piensa así, vamos hacia un modelo en el que las fuerzas armadas se emplean como mano de obra barata para construir viviendas, trazar carreteras, recoger basura y reforestar los montes. Algo que pudiera tener sentido en países en desarrollo y con ejércitos de leva. Pero poner a un militar, en el que el Estado se ha gastado dinero en formar como paracaidista u operador de un sistema de misil es un desperdicio.

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencia apagando un incendio en Zuera Foto: mde.es

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencia apagando un incendio en Zuera Foto: mde.es

El profesor Torres López termina esta parte de su exposición con que el país sufre agresiones “económicas y financieras ante las que poco o nada pueden hacer los ejércitos convencionales”. Es decir, vuelve a presentar toda una serie de enunciados sobre cómo se vulnera la soberanía esañola para concluir con que las fuerzas armadas no tienen nada que ver con el asunto del que habla.

Cuando por fin entra en materia dice que las fuerzas armadas españolas se han convertido en “una pieza más del entramado militar en el que se basa el poder imperial de Estados Unidos, es decir, en siervas de una potencia extranjera”. Aquí patina bastante. Porque en 2014 España tiene sus fuerzas desplegadas por África y el Gran Oriente Medio bajo bandera de la ONU y la Unión Europea en lugares como Mali, República Centroafricana, Líbano y las costas de Somalia. Afganistán e Iraq son dos lugares donde España desplegó fuerzas tras la invasión estadounidense. Son precisamente sitios donde España se comprometió poco y donde se marchó o está en trámite de hacerlo. Hablar de España como sierva del “imperialismo yanki” en asuntos militares en 2014 es hablar de oídas y con diez años de retraso. Es más, como ya comenté, en el momento en que España pudo hacer una contribución significativa no lo hizo por la presión de la opinión pública.

Torres López se refiere a las fuerzas armadas como “un simple negocio más del que se benefician precisamente las grandes empresas y los bancos que han acabado con la soberanía nacional y con nuestra independencia”.  El lío aumenta a cada párrafo. Se refiere a que las fuerzas armadas realizan grandes compras de armamento. Es cierto. Los carros de combate, aviones, misiles y radares se compran a grandes empresas. Es lógico porque no son productos que comercialicen PYMES. Pero es es igual que culpar al Ministerio de Fomento de sólo dar negocio con sus contratos públicos de autopistas, puertos y aeropuertos a grandes empresas. El problema tanto en Defensa como en Fomento no es que se hagan grandes contratos. El problema es qué se compra y a quién con qué criterio. Pero eso es entrar en asunto técnicos que Torres López desconoce por completo.

Y sigue. Dice que las fuerzas armadas españolas no sólo convierten a España en vasalla de Estados Unidos, sino que “han pasado a ser un apéndice de la gran industria militar mundial”.  De nuevo, habla de oídas. El verdadero problema de España es que quiso contribuir a la creación de una gran industria militar europea, autónoma de Estados Unidos, convirtiéndose en cliente de productos que han terminado por ser mucho más caros y con menos prestaciones que el papel. Hablamos del cazabombardero Eurofighter, del avión de transporte estratégico A-400M, del helicóptero de ataque Tigre y del helicóptero de transporte NH90.

El asunto tiene ramificaciones como la creación de una factoría de Eurocopter en Albacete, cuna del ministro José Bono, por la que España paga un sobreprecio en los helicópteros que compra. Paradójicamente la alternativa menos onerosa para los contribuyentes españoles hubiera sido acudir a la industria de defensa estadounidense. Si España hubiera comprado helicópteros AH-64 Apache, tal como pidieron los militares en su evaluación técnica, se habrían tenido en servicio mucho antes y con plenas capacidades. Habrían estado listos para intervenir en Afganistán y realizar misiones de apoyo a las tropas allí desplegadas.

Es más, la idea de que las fuerzas armadas españolas “han pasado a ser un apéndice de la gran industria militar mundial” da a entender que el Ministerio de Defensa se comporta como un niño rico que compra de todo por capricho. Cuando la cruda realidad es que desde el fin de la Guerra Fría primero y luego tras el fin del Servicio Militar Obligatorio se han hecho sucesivos planes de recorte donde a los militares se les prometió unas fuerzas armadas “más pequeñas pero más capaces”. Los recortes han afectado a tierra, mar y aire. Han sido especialmente duros tras el comienzo de la crisis. Y eso ha llevado a los sucesivos gobiernos a usar triquiñuelas como el financiar programas militares con créditos del Ministerio de Industria. Ese ese el origen de la dichosa deuda. España es el tercer país que menos gasta en defensa en relación a su PIB dentro de la OTAN, sólo superada por Luxemburgo y Lituania. Pero tras los sucesos de Ucrania, Lituania ha decidido gastar más.

Seguimos con la industria de defensa, que según el profesor Torres López se dedica a “a desarrollar o producir tecnologías para guerras que los propios industriales van promoviendo con el único fin de justificar y rentabilizar sus inversiones, o fabricando armas para vender al mejor postor, aunque eso se haga a dictaduras que aniquilan los derechos humanos de la manera más vergonzosa e inhumana”. Merece la pena detenerse en esto, aunque no trate de España. Es muy socorrido hablar de que la industria de defensa se beneficia de las muchas guerras que hay en el mundo. Pero si uno repasa cifras de negocio y destino de los contratos, encontrará que los contratos más jugosos los firman países como Australia, India, Singapur, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, etc. Se trata de la venta de aviones de combate, sistemas de radar, fragatas, etc. en contratos multimillonarios y que probablemente nunca se lleguen a usar. Mientras tanto, la gente mata y muere en conflictos olvidados en lugares como Sudán del Sur o República Democrática del Congo con balas fabricadas en China, Bielorrusia, Corea del Norte e Irán. Pero de ese tráfico de armas, nadie habla. (Véase este informe sobre las balas iraníes que han aparecido en África).

Regresamos al hilo principal del artículo, donde tras hacer este diagnóstico de que las fuerzas armadas españoles sirven al Imperio yanki y a la gran industria de defensa mundial, Torres López pide que ejerzan “una función positiva en defensa de las personas, de la democracia y de la paz”  y “la función que la mayoría de los españoles deseen y no la que le impongan los poderes económicos y financieros o cualquier potencia extranjera”. Sería muy interesante hacer una encuestra entre los militares españoles sobre la naturaleza de las misiones que están desempeñando. También sería interesante hacerlo entre la población no militar. Porque me parece que el profesor Torres López está pidiendo una solución a un problema que nadie ha visto.Y sobre todo lanza la piedra y esconde la mano sin entrar en detalles sobre qué cambios propone para las fuerzas armadas.

Los planes de adquisición del Ministerio de Defensa están plagados de problemas, entre ellos sobrecostes y criterios discutibles. Falta debate público sobre las fuerzas armadas en España, de la misma manera que se debate sobre sanidad y educación. Pero no tiene nada ello que ver con unas fuerzas armadas que no están al servicio de la Constitución y del pueblo español.

Lo que me llama la atención es el uso de la idea de que esto o lo otro tiene que estar “al servicio del pueblo”.  Es un cantinela que ya he escuchado antes. Como argumento es impecable. ¿Quién no quiere que las fuerzas armadas estén al servicio de todos los españoles? ¿Quién no quiere que las fuerzas armas estén al servicio de la Constitución? Pero quienes emplean estos argumentos siempre aspiran a algún tipo de injerencia en terrenos muy delicados para la democracia, como la justicia, los medios de comunicación y ahora las fuerzas armadas. Y ya sabemos dónde terminan.

(49)VENEZUELA-CARACAS-POLITICA-CHAVEZ

Nayaf, 4 de abril de 2004

Y AL FINAL LA GUERRA PORTADALuis Miguel Francisco y Lorenzo Silva han sacado una nueva edición de Y al final, la guerra, un libro que cuenta la experiencai de los soldado españoles en Iraq, donde estuvieron desplegados entre 2003 y 2004. Una de las novedades de esta edición es que se amplía la  información sobre los combates sucedidos el 4 de abril de 2004. Conozco tres intentos de contar lo que realmente pasó aquel día que no prosperaron por razones ajenas a sus autores. Hay muchas preguntas sin respuesta sobre lo que pasó aquel día, aunque es bien conocido que hubo militares españoles que tuvieron un papel heroico y otros todo lo contrario.

Los combates de aquel día fueron parte de una revuelta contra las fuerzas de ocupación lanzada por el líder chiita Muqtada Al Sadr y cuyas razones parecen siempre confundidas en todos los relatos españoles sobre los hechos de aquel día, incluída la versión expuesta por Francisco y Silva. Esta semana cuento en Sesión de Control sobre esta batalla olvidada, la circunstancias que llevaron a la revuelta chiita y el papel de los contratitas de Blackwater aquel día.

Blackwater

Soldados estadounidenses y contratistas de Blackwater el 4 de abril de 2004 en Nayaf

La defensa de una España sin Cataluña

En el año 2006 comenté en este blog el revuelo causado por un documento apócrifo donde se estudiaba cómo serían las fuerzas armadas de una hipotética Cataluña independiente. En un contexto muy diferente, el asunto fue tratado por el Centre d’Estudis Estratègics de Catalunya el pasado año en su documento “La Futura Força de Defensa de Catalunya”. El debate esta vez es real. Y, como a Escocia, el problema que se le plantea a una hipotética Cataluña independiente es el de las economías de escala. Sistemas de armas avanzados, como aviones de combate y fragatas, serían prohibitivos para una Cataluña independiente. Así que, como en el caso de Escocia, se debate la opción de una defensa mancomunada. Tenemos el precedente de las tres repúblicas bálticas, que comparten academia militar (Baltic Defense College) y red de vigilancia del espacio aéreo (BALTNET).

Ahora imaginemos un caso extremo. Supongamos que Cataluña y País Vasco se convirtieran en países independientes sin un acuerdo para compartir una defensa común. Para Cataluña y el País Vasco su defensa nacional no supondría ningún problema a pesar de que no pudieran adquirir y mantener sistemas de armas avanzados. Ubicadas entre Francia y España, su situación no sería muy distinta a la de Uruguay. Para la defensa nacional de España sería catastrófico. Según recoge la Wikipedia, la suma de Cataluña y País Vasco suponía en 2011 el 24,9% del Producto Interior Bruto español. Manteniendo un gasto equivalente, España no podría seguir pagando el mantenimiento de uno de cada cuatro aviones de combate, fragatas y vehículos blindados mientras sus obligaciones en el Estrecho de Gibraltar, Ceuta, Melilla y Canarias seguirían siendo las mismas.